Zonas de Bajas Emisiones: Un nuevo barrio para las ciudades

Cada vez más, es habitual que ciudades de todo el mundo implementen planes para crear zonas de baja o cero emisiones dentro de ellas. Los graves problemas de polución que sufren muchas de estas grandes urbes demanda este tipo de iniciativas para paliar estos problemas de polución, además de otros problemas relacionados con ello como las congestiones o molestos ruidos que ocasionan normalmente el tráfico rodado, en especial los ocasionados por los vehículos a combustión. 

Las ZBE son áreas en las que el acceso a determinados vehículos está restringido debido a sus emisiones, es decir, son medidas pensadas para mejorar la calidad del aire. Se circunscriben a un área amplia dentro de la ciudad, o incluso a la ciudad entera, y permiten la entrada a los vehículos que cumplen con los mejores estándares de emisiones. Algunas ciudades, prevén restricciones mayores a medida que hay disponibles en el mercado vehículos con dichos estándares de homologación, llegando a prever el fin de la entrada de los vehículos diésel. Madrid propone la restricción de la libre circulación a los vehículos que no sean de residentes o 0 emisiones, aunque lo aplica a un área pequeña.

En lo que se refiere al control de los vehículos más contaminantes, se revisan las aportaciones de los sistemas de detección remota de las emisiones, que tienen un papel importante en las ZBE, ya que son una herramienta de bajo coste que da mucha información sobre la flota circulante y las emisiones de cada uno de sus vehículos.

En España, a nivel legislativo también se han tomado medidas recientemente que harán de catalizador para impulsar la implementación de estas zonas de bajas emisiones. El pasado mayo de 2020 el Consejo de Ministros remitió a las Cortes el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, era muy necesario una actualización de esta Ley para adaptarla a las exigencias actuales en cuanto aspectos de neutralidad climática en nuestro país. Pero, no fue hasta el pasado 1 de abril que el Congreso finalmente diera por buena esta Ley de Cambio Climático y Transición Energética, después de estar casi un año entero en proceso de revisión. Ahora, es el Senado el que tiene dar su aprobación definitiva.

¿Qué impacto tiene esta ley en relación con las zonas de baja emisiones?

Esta ley surge como un modo de adaptación a las políticas y acuerdos europeos que promueven una economía baja en carbono, una transición energética hacia un modelo renovable y la adaptación y mitigación del cambio climático, enemigo común de todos los países.

Entre los objetivos más destacables en un primer periodo temporal que abarca hasta el 2030, destacamos el que las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto, España tienen que reducir al menos un 23%, tomando como referencia el año 1990.

Además de eso, uno de los puntos que más nos atañe al tema de este post, es el epígrafe de esta nueva ley con relación a las zonas de bajas emisiones, en ella, se especifica que todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán adoptar planes de movilidad sostenible y declarar zonas de bajas emisiones. Esto significa que las instituciones y administraciones van a tener que trabajar forzosamente en temas de movilidad sostenible, reducción y compensación de sus emisiones de gases de efecto invernadero, al igual que el conjunto de las empresas si pretenden lograr el objetivo de neutralidad climática propuesto por esta Ley.

Barcelona como ejemplo.

Barcelona es una de las grandes ciudades que más ha apostado en los últimos años por implementar estas zonas de baja emisiones en la ciudad condal. Desde el 1 enero de 2019 entró en vigor la normativa que restringe la circulación de los vehículos más contaminantes por la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona y los municipios circundantes. Esta norma ha sufrido varias moratorias desde entonces, pero en definitiva, los turismos de gasolina matriculados antes de enero del 2000 y los diéseles anteriores a enero del 2006; las furgonetas de gasolina matriculadas antes del 2000 y el diésel Euro 4, es decir, anteriores a 2005 ó 2006; y las motos, ciclomotores y cuatriciclos anteriores al 2003 (vehículos que carecen del distintivo ambiental de la DGT) no pueden circular por esta área de baja emisiones los días laborables, entre las siete de la mañana y las ocho de la tarde.

Para garantizar el cumplimiento de estas restricciones más de un centenar de cámaras de lectura de matrículas, ubicadas en diferentes puntos del área metropolitana, se encargan de realizar el control de forma automática.

Evidentemente, hay excepciones en el cumplimiento de la norma y por lo tanto tienen permitido la circulación de forma permanente los vehículos de personas con movilidad reducida, los servicios de emergencias (policía, bomberos, ambulancias), los servicios esenciales (médico, funerario) y otros tipos de vehículos especiales (hormigoneras, grúas, talleres móviles…). En todos estos casos es necesario que soliciten previamente un permiso de circulación dentro del ámbito de la ZBE en el Registro Metropolitano de Vehículos.

Los turismos, las motos y los ciclomotores más contaminantes pueden tener permiso para moverse libremente por la ZBE hasta un máximo de diez días al año. Lo mismo que los ejemplares considerados de carácter histórico, que están sujetos a las mismas restricciones que el resto de los vehículos del parque automovilístico, este punto ha causado especial revuelo y descontento entre los aficionados y poseedores de vehículos clásicos.

La proporción de vehículos que circulaban sin distintivo ambiental por la ZBE de Barcelona ha pasado del 9-10 % durante la primera mitad de 2020 -antes de la entrada en vigor del régimen sancionador- al 3,5-4,5 % en febrero de 2021. Esto significa que se ha reducido a más de la mitad los ejemplares más contaminantes. Con la finalización de las moratorias, se espera que se termine de rebajar esta cifra a menos del 1 %.

Por otra parte, ya hemos hablado anteriormente de las supermanzanas en este blog.  El concepto de SuperManzanas es en realidad bastante simple y fácil de implementar. Se toman conjuntos de nueves manzanas y se agrupan todas ellas en una sola, la denominada supermanzana. Las manzanas que quedan en el interior solo serán utilizadas por peatones, bicicletas y tráfico de los residentes. Cada Supermanzanas cubre un área de aproximadamente 400 × 400 metros con alrededor de 5000 a 6000 habitantes. El único tráfico motorizado que aún se permite dentro de las Supermanzanas es el tráfico de las personas residentes, los taxis y los camiones de reparto a una velocidad máxima de 10 km por hora. De esta manera, apenas habrá tráfico dentro de las Supermanzanas, lo que hará que las calles sean mucho más accesibles para los peatones y disminuirá la concentración de gases contaminantes en ellas.

Madrid Central

Madrid Central o Madrid 360, según su actual denominación, es una zona de bajas emisiones que ocupa el centro de la capital convirtiéndolo, así, en un espacio que favorece al peatón, la bicicleta y el transporte público. Un lugar que, desde 2018, aspira a convertirse en un pulmón para la ciudad; razón por la que vive una constante evolución.

Esta iniciativa, incluida en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, abarca 472 hectáreas en las que se ha eliminado el tráfico de paso por el centro de Madrid. Dentro no hay calles de libre circulación, a excepción de algunos viales que permiten determinadas incorporaciones.

Situación actual de Madrid Central

En 2021, Madrid Central mantiene su objetivo inicial: sólo permite el acceso a residentes y personas con movilidad reducida además de los servicios de seguridad y emergencias. A ellos se añaden algunas excepciones, moratorias y horarios especiales para determinados colectivos por su función o características. Para los coches que no entren dentro de estos supuestos se aplican los criterios de siempre:

Pegatina 0: pueden circular libremente y estacionar en zona SER sin restricción horaria.

Pegatina ECO: podrán entrar y aparcar en la zona SER en horario regulado un máximo de dos horas.

Pegatina C y B: podrán acceder sólo cuando vayan a hacer uso de un aparcamiento de uso público, garaje privado o con una reserva de estacionamiento no dotacional

¿Qué tipos de zonas de bajas emisiones existen?

Las zonas medioambientales, que en España se denominan Zona de Bajas Emisiones (ZBE) y Area Central Cero Emisiones (ACCE) pretenden reducir la contaminación del aire en las ciudades españolas. Las distintas zonas medioambientales se pueden dividir en tres o cuatro tipos diferentes.

Zona de bajas emisiones (temporal)

Una zona ZBE temporal es una zona determinada en la que se producen restricciones al tráfico temporales en caso de un episodio de contaminación, como limitaciones a la velocidad, otro tipo de restricciones o incluso la obligación de llevar el distintivo para poder ingresar. Además, en caso de empeoramiento de la calidad del aire pueden excluirse determinados distintivos de la circulación de manera temporal. Al término del episodio de contaminación se levantará la zona LEZ.

Zona de bajas emisiones (permanente)

Una zonaZBE permanente es una zona determinada en la que existen restricciones a la circulación de manera permanente, como un sistema de pegatinas medioambientales obligatorias para poder ingresar u otro tipo de restricciones. Asimismo, podrían excluirse del sistema en los próximos años nuevas clases de distintivo, de manera que los vehículos con dichas pegatinas no podrían acceder más a estas zonas.

Area Central Cero Emisiones

Una zona Area Central Cero Emisiones (ACCE) es una zona determinada en la que los vehículos con motor de combustible fósil no pueden ingresar a medio o largo plazo. Así, en la zona ACCE solo pueden ingresar vehículos eléctricos y de hidrógeno, así como, en casos especiales, determinados vehículos híbridos o de gas natural. En la primera fase de instauración de dicha zona ACCE se sigue permitiendo la entrada normalmente a los vehículos de las clases EURO más ecológicas.

Zonas APR/SER

En las zonas españolas, los residentes de una zona de bajas emisiones tienen unas condiciones especiales. Estas tienen que ver con los distintivos admitidos y las posibilidades de aparcar. Por ello se combinan a veces las zonas de bajas emisiones con las llamadas Áreas de Prioridad Residencial (APR), que ofrecen facilidades para los vecinos o establecen una gestión de aparcamientos especial, la cual se denomina en España Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).


Este post está patrocinado por Trafic – Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible, que se celebrará entre el 2, 3 y 4 de noviembre de 2021 en Ifema, puedes encontrar más información aquí:   https://www.ifema.es/trafic

La temática de este post (entre otras muchas más) formará parte del contenido del salón y se tratará con más detalle en los diferentes eventos que tendrá lugar en la propia feria durante esos días.


Fuentes y más info: 1, 2, 3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s