Movilidad multimodal: Un modelo para gobernarlos a todos

el

El transporte multimodal simplemente se refiere a la forma en que las personas viajan a través de múltiples medios de transporte, que incluye la bicicleta, conducir, tomar un autobús o metro, scooter eléctrico, etc. Es particularmente relevante para las personas que utilizan el transporte público, ya que rara vez sus rutas están perfectamente cubiertas por el autobús o metro. Por lo tanto, podrían recurrir al transporte alternativo de corto alcance para completar su viaje, un problema que rara vez ha estado en la mente de los cientos de millones de propietarios de automóviles que recorren las calles cada día. Sin embargo, a medida que los millennials pierden el interés o retrasan la compra de automóviles y aumenta la adopción de servicios de transporte compartido bajo demanda hace que la propiedad de automóviles parezca menos atractiva y esencial para el actual estilo de vida urbano, no es de extrañar que la propiedad de automóviles en países desarrollados esté mostrando breves signos de declive y generación tras generación se conduzca menos. Como resultado, cada vez más personas tendrán que hacer frente a su necesidad de desplazarse a través de servicios de transporte multimodal.

Y aquí es donde entra en juego el frenesí por los e-scooter y otros modos alternativos de transporte. Las bicicletas y los patinetes eléctricos son una parte muy valiosa en la movilidad multimodal, no es de extrañar que gigantes de la movilidad como Uber o Lyft hayan invertido tanto en esos modos de movilidad con el fin de controlar plenamente la experiencia de transporte con el objetivo de convertirse en un servicio integral al que hay que recurrir para tener a mano todas las necesidades de transporte o al menos, gran parte de ellas.

También ha habido una revolución en las nuevas formas de movilidad compartida, y éstas tienen un papel importante que desempeñar en la movilidad multimodal. Un ejemplo muy palpable son las aplicaciones para compartir viajes, que han aumentado su base de usuarios a más de 500 millones de personas en una sola década. Este boom incluso ha eclipsado a los taxis convencionales, especialmente en grandes ciudades. Otra novedad es el hecho de que los patinetes, bicicletas y scooter eléctricas ahora llenan nuestras calles. Aunque los modelos de negocio y la rentabilidad de estas empresas de movilidad compartida siguen evolucionando para intentar afianzarse, se espera que el mercado de los patinetes eléctricos se duplique en 2030.

Probablemente la mejor solución sea un sistema de transporte multimodal, que permita aunar las ventajas de cada transporte alternativo por separado, donde el usuario pueda cambiar de un medio a otro de un forma fácil y rápida; bicicleta, carsharing, ridesharing, transporte publico convencional, etc. con un control en tiempo real de los transportes, donde el usuario pueda elegir el más adecuado a sus necesidades y con una plataforma de pago única.

Los vehículos autónomos también traerán consigo un cambio colosal en la movilidad multimodal (y en la movilidad en general), aunque el desarrollo está siendo más lento de lo que se pronosticaba hace algunos años, los coches sin conductor ahora se pueden encontrar en fase de pruebas en una multitud de ciudades importantes, incluyendo San Francisco, Londres, Las Vegas y Miami, entre otras. Esta tecnología tiene profundas consecuencias para el transporte multimodal; pondrá a nuestra disposición una multitud de nuevos conceptos de movilidad, desde robo-taxis hasta autobuses urbanos, podrían proporcionar un transporte barato y bajo demanda en cualquier parte de una ciudad. Esto ejemplifica la idea del transporte como un servicio, en lugar de como un producto.

La conducción autónoma también tiene consecuencias significativas para el sector del transporte de mercancías. Esto incluye a los “pelotones” de camiones, donde los convoyes de camiones siguen un vehículo principal, lo que resulta en una mayor eficiencia aerodinámica y optimización de tráfico en la carretera.

¿A quién afectará la movilidad multimodal?

El impacto de la movilidad multimodal en la sociedad es difícil de subestimar. Hay consecuencias más obvias, como viajes más baratos, ya que una parte significativa de los costes actuales de los viajes se destinarán al conductor, que desaparecerá con los vehículos autónomos. Los viajes también serán más ecológicos, debido al uso más eficiente de los vehículos y el transporte público, así como a una planificación más eficiente, con sistemas integrados de transporte urbano que desviarán a los viajeros de las estaciones ocupadas a otras menos congestionadas, o semáforos inteligentes que acortan los tiempos de espera.

Los fabricantes de automóviles, en particular, se enfrentan a una serie de desafíos con la movilidad multimodal, así como oportunidades de las cuales beneficiarse. La mayoría de los fabricantes de automóviles centran sus modelos de negocio en los productos que fabrican, que sufrirán y están sufriendo una caída de la demanda y sufriendo con el cambio hacia la movilidad como servicio.

Además, tendrán que comercializar sus coches de manera diferente, en primer lugar, apelando a los conductores y empresas que comparten viajes (que se preocupan cada vez más por el consumo de los vehículos y la contaminación, por ejemplo), y en segundo lugar aumentando la diferenciación de su producto. Generalmente, las personas están mucho menos interesadas en la apariencia del coche que los recoge, por lo que centrarse en el diseño de interiores y en los sistemas de info-entretenimiento será aún más crucial para destacar sobre los demás.

El transporte multimodal, en su estado interconectado, autónomo, electrificado y compartido, está listo para revolucionar la forma en que entendemos el transporte, especialmente en las ciudades. Es probable que el sector del transporte de mercancías vea una serie de innovaciones significativas, mientras que la sociedad en su conjunto verá menores costes y tiempos de espera a la hora de viajar. Los fabricantes de automóviles y sus cadenas de suministro en particular deben prestar atención a los impulsores de este cambio, y cómo pueden adaptar su modelo de negocio para prosperar en un entorno donde la movilidad como servicio será el modelo predominante.

Este post está patrocinado por Trafic – Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible, que se celebrará entre el 2, 3 y 4 de noviembre de 2021 en Ifema, puedes encontrar más información aquí:   https://www.ifema.es/trafic

La temática de este post (entre otras muchas más) formará parte del contenido del salón y se tratará con más detalle en los diferentes eventos que tendrá lugar en la propia feria durante esos días.

Fuentes y más información: 1, 2, 3, 4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s