Movilidad bajo demanda: Convertir obstáculos en oportunidades (3/3)

el

A continuación, La tercera y ultima parte (de un total de tres) dedicado a la movilidad bajo demanda. Basado del articulo original: “Rethinking on-demand mobility –Turning roadblocks into opportunities”.

4. El papel fundamental que deben desempeñar las autoridades.

4.1 Las autoridades de las ciudades tienen un papel fundamental que desempeñar.

Al observar los desafíos descritos anteriormente y el potencial de las soluciones de movilidad bajo demanda para influir significativamente en los sistemas de movilidad, está claro que, si están bien enmarcados, podrían mejorar los sistemas de transporte público para millones de personas. Pero la regulación es críticamente importante. Si bien la sobrerregulación puede neutralizar el desarrollo natural del mercado, la falta de regulación, o una débil, puede llevarnos a una “jungla de movilidad”, lo que no interesa a algunos de los principales interesados. Por lo tanto, las autoridades deben encontrar el equilibrio adecuado entre las plataformas, a través de reglas relacionadas con temas como la entrada al mercado, las condiciones de operación y seguridad y el intercambio de datos, y la “habilitación” de la creación de valor al proporcionar la infraestructura adecuada y los incentivos para Fomentar la innovación y la colaboración. Esto apoyará el desarrollo del mercado de los servicios e-hailing en beneficio del público en general.

Como se describe a continuación, la regulación de los servicios e-hailing, como es el caso de la mayoría de las nuevas soluciones de movilidad, abarca numerosas dimensiones. Por lo general, requiere un enfoque de “prueba y aprendizaje” para diseñar el esquema regulatorio más apropiado, uno que se adapte a los detalles de la ciudad. Entre las preocupaciones clave que enfrentan las autoridades están:

  • Competencia sin nivel: las empresas han operado históricamente en un entorno regulatorio muy gris y difuso, lo que hizo que sus precios fueran extremadamente competitivos, creando así un campo de juego poco nivelado frente a la mayoría de las compañías de taxis convencionales que tienen que adquirir y amortizar licencias muy costosas.
  • Baja adhesión de las plataformas de transporte PHV a las normas de operación y seguridad: los reguladores normalmente siempre han tenido un acceso limitado a los modelos de negocios de las plataformas de transporte y los riesgos asociados. En algunos casos, se ha encontrado que los conductores trabajan sin licencias de conducir válidas o que usan vehículos sin licencia.
  • Impacto en la congestión del tráfico: el transporte público se percibió inicialmente como un fenómeno que reduciría la congestión del tráfico en las ciudades. Sin embargo, si no se regula adecuadamente, puede provocar un aumento del tráfico y, por lo tanto, un aumento de la congestión.
  • Cuestiones laborales: en ausencia de regulaciones específicas, las empresas históricamente han contratado a sus conductores como autónomos en lugar de empleados. Como resultado, muchos han sufrido condiciones de trabajo muy deficientes, incertidumbres en términos de ingresos y, a veces, una cobertura de seguro inadecuada.

4.2 Un “Play book” apropiado para regular las plataformas de viaje y asegurar un ecosistema de movilidad nivelado para todos.

Como se mencionó anteriormente, es fundamental que se establezca un cierto nivel de regulación para asegurar el desarrollo de las soluciones de movilidad bajo demanda dentro de las ciudades y regiones. También proporcionar la orientación necesaria para apoyar el desarrollo de la industria hasta que el nuevo segmento de movilidad bajo demanda alcance su plena madurez, y los estándares de la industria sean suficientes para que todos los jugadores del mercado jueguen al mismo nivel y con las mismas condiciones. Dicha regulación debería maximizar los beneficios para el cliente final, al tiempo que se logra el equilibrio adecuado entre los intereses de los diferentes interesados: garantizar la seguridad y movilidad de las ciudades, mejorar el valor financiero y crear un “campo de juego nivelado” para todos, tanto tradicionales como nuevos actores.

No existe una solución única para todos en lo que respecta a la regulación de la movilidad bajo demanda en las ciudades. Dado que los detalles locales son esenciales, proporcionamos a continuación una descripción general de los parámetros clave que los responsables de las políticas deben tener en cuenta al diseñar marcos regulatorios apropiados para soluciones de movilidad bajo demanda:

rethinking_on-demand_mobility_-_figure_7_0

  • Requisitos del conductor: las expectativas que tienes los clientes sobre los conductores generalmente incluyen una edad mínima, una cierta cantidad de experiencia, ausencia de condenas o delitos penales, aptitud física, un nivel de conocimiento de la ciudad, dominio del idioma local, entre otros. También pueden estar obligados a cumplir con ciertos deberes aparte de conducir, sin cargos adicionales, por ejemplo, llevar el perro guía de un pasajero o ayudar a los pasajeros discapacitados con sillas de ruedas. Algunos reguladores también exigen pruebas de conducción y capacitación para los conductores. Es una práctica generalizada imponer requisitos similares con respecto a la salud y el estado penal a los conductores de taxis tradicionales y vehículos de alquiler privado. Sin embargo, estos requisitos son en algunas ciudades más estrictos para los taxistas tradicionales. Las regulaciones también pueden permitir que un conductor trabaje (o no) para varias compañías simultáneamente, o restringirlas a una compañía.

  • Requisitos de los vehículos: los requisitos de los vehículos utilizados por las plataformas de transporte también varían de según su lugar de aplicación. Algunos permiten el uso de vehículos privados, mientras que otros exigen flotas dedicadas de vehículos con licencia. Otros requisitos generalmente incluyen categorías de vehículos (por ejemplo, tipo de motor) y edad máxima, equipo (equipo de seguridad, sistema de circuito cerrado de grabación, métodos de pago) y exterior (color y apariencia), algún logotipo o la capacidad de colocar anuncios. En la mayoría de las ciudades, los requisitos de los vehículos para los taxis han sido históricamente muy restrictivos, incluidos los requisitos para el modelo del automóvil a emplear, la edad máxima del automóvil, el ancho y el mínimo espacio para las piernas del asiento del pasajero, la distancia mínima entre ejes, etc. Como muchos de estos requisitos actualmente no son aplicables a vehículos de alquiler privado, impiden la igualdad de condiciones. Mientras tanto, la mayoría de las ciudades actualmente prohíben a los e-hailers llevar cualquier tipo de publicidad (contrario a los taxis convencionales), lo que les prohíbe de una fuente importante de ingresos.

  • Requisitos de seguro (aplicables a conductores y vehículos): los requisitos de seguro pueden variar desde el seguro de automóvil estándar hasta el seguro obligatorio de terceros y de propiedad. Los reguladores también pueden imponer pautas sobre la cobertura del seguro en beneficio del cliente. En la mayoría de las ciudades, los requisitos de seguro han sido históricamente muy restrictivos para los taxis tradicionales (seguros con cobertura de responsabilidad total), mientras que los requisitos para los vehículos de alquiler privado son actualmente menos obligatorios en la mayoría de las ciudades debido a la ausencia de regulaciones específicas para los e-hailers.

 

  • Requisitos del operador: Los requisitos de los operadores cobraron importancia con el auge del segmento de la contratación privada y los servicios e-hailing. Esto se debe a que la mayoría de las regulaciones se han introducido para proteger a las compañías de taxis tradicionales de la competencia fuerte competencia que le ha causador las nuevas plataformas de movilidad bajo demanda, ya que estas plataformas estaban sujetas a regulaciones menos estrictas en términos de conductores y vehículos. Una empresa sujeta a requisitos adicionales, por ejemplo, Londres requiere que el segmento de alquiler privado y los e-hailers tengan al menos un centro operativo físico en la ciudad y un número de teléfono fijo para reservas que esté disponible las 24 horas, los 7 días de la semana.

 

  • Otro requisito se refiere al tamaño máximo permitido de la flota de e-hailer. Las restricciones en el tamaño de la flota pueden variar desde un límite en la cantidad de vehículos operando en la ciudad, o en la cantidad de licencias de operación para las compañías. Incluso puede haber limitaciones específicas relacionadas con las operaciones en ciertas áreas de la cuidad. Otra área para tener en cuenta es la remuneración: un salario o una cuota mínima por viaje para los conductores. Las políticas aquí pueden variar desde ninguna regulación hasta requisitos estrictos. La Comisión de Taxis y Limusinas de Nueva York, por ejemplo, ha establecido una fórmula para calcular la cuota mínima por viaje que los operadores deben dar a sus conductores. Se basa en el tiempo que el conductor pasa en la carretera, la distancia recorrida y el grado de utilización, que tiene en cuenta si el vehículo es accesible para sillas de ruedas.

  • Condiciones de operación: el tema clave aquí se relaciona con la medida en que los e-hailers tienen derecho a beneficiarse de las condiciones preferentes para los taxis convencionales, como el uso de carriles exclusivos para taxis y autobuses, exención (cuando corresponda) de los cargos por congestión y uso gratuito de las áreas de espera en la calle. En Washington DC, por ejemplo, partes de la acera en cinco áreas altamente transitadas se han dedicado a las compañías e-hailing desde 2018. Otro tema candente es la cuestión de si se debe permitir a los operadores e-hailing recoger a los pasajeros mientras transitan las calles, o si deben de esperar en la estación base. Aplicar las condiciones de operación preferentes de los taxis convencionales a los e-hailers, poniéndolos en igualdad de condiciones con los operadores de taxis tradicionales, puede tener mucho sentido en situaciones en las que están sujetos a requisitos más estrictos para conductores y vehículos. Varias ciudades están investigando tales posibilidades.

  • Precios: los requisitos de precios generalmente tienen como objetivo equilibrar el nivel de rentabilidad deseado por las plataformas de transporte con precios razonables para sus clientes. En algunas ciudades, también ayuda a igualar la competencia entre los taxis tradicionales y los e-hailers. Los precios de los e-hailers pueden regularse de manera que sean comparables a las tarifas locales de taxi, o solo pueden ser más altos o bajos en un porcentaje dado. En varias ciudades, todas las compañías de taxis, incluidos los e-hailers, deben pagar un impuesto por viaje (por ejemplo, € 1 en municipios austriacos). Las ganancias acumuladas de estos gravámenes se distribuyen entre los taxistas tradicionales para compensar las pérdidas causadas por la liberalización del sector. Las restricciones de precios se pueden usar para regular la capacidad de los e-hailers de aplicar modelos de precios dinámicos, donde los precios pueden aumentarse durante los períodos de alta demanda. Arabia Saudita, después de optar inicialmente por la liberalización total de los e-hailers y la prohibición de los taxis tradicionales, ahora está comenzando a regular los aranceles.

  • Política de intercambio de datos: algunos reguladores permiten que los e-hailers mantengan los datos del cliente en sus propias infraestructuras, mientras que otros requieren que todos los datos del cliente se compartan (anónimamente) con las autoridades locales. En algunos casos, los e-hailers deben instalar equipos especiales en sus vehículos que registren y transmitan estos datos a las autoridades. Es probable que esto sea cada vez más común, especialmente para las autoridades que están creando bases de datos de movilidad. En Europa, por ejemplo, la Directiva ITS de la UE insta a las autoridades a desarrollar “Puntos de acceso nacionales” (NAP) que se espera que estimulen la creación de bases de datos relacionados con la movilidad. Los reguladores también pueden restringir el intercambio de datos con terceros. Algunos e-hailers, como Uber y Lyft, abordan de manera proactiva las preocupaciones que existen sobre la privacidad y el intercambio de datos, y la compañía automotriz Ford anunció recientemente el lanzamiento de un modelo de asociación público-privada para compartir datos con las autoridades a través de SharedStreets. La plataforma de intercambio de datos sin fines de lucro proporcionará datos de los vehículos, y tanto Ford como las autoridades colaborarán en el desarrollo de un modelo para aprovechar estos datos para mejorar la movilidad de las ciudades.

Otro requisito se relaciona con la instalación de equipos (habitualmente cámaras) para monitorear la seguridad y posibles acciones ilegales por parte del conductor o el cliente. Más recientemente, en el caso de los Países Bajos y Nueva Zelanda, se impuso la instalación de equipos para controlar las horas de trabajo de los conductores, la distancia recorrida, los distritos atendidos.

  • Mecanismos de monitoreo y control: Dado lo difícil que es ingresar al segmento de movilidad bajo demanda, existe una gran tentación de tomar “atajos” no muy lícitos una vez que el negocio está en funcionamiento. Como resultado, la mayoría de las ciudades han establecido estrictos mecanismos de control, y la policía u otras entidades especiales pueden realizar controles a los operadores, y penalizarlos con castigos que van desde multas económicas o hasta la supresión de la licencia.

La regulación de un mercado que está cambiando tan rápidamente como el sector de movilidad bajo demanda no es una tarea fácil para las autoridades de la ciudad, especialmente porque el negocio del taxi es una industria muy conservadora. Esto ha sido latente en repetidas ocasiones ya que las compañías de taxis tradicionales han presionado a los reguladores para que pongan obstáculos a las emergentes plataformas de movilidad, en lugar de hacer cualquier esfuerzo para cambiarse y adaptarse a los nuevos tiempos.

Sin embargo, prohibir las nuevas plataformas de transporte o restringirlas artificialmente mediante la imposición de regulaciones draconianas hace que los usuarios pierdan. Cuando la regulación es demasiado estricta, acota a la innovación, reduce la comodidad y erosiona la calidad del servicio. Darles a las plataformas de transporte público vía libre tampoco es idóneo, ya que, en ausencia de un cierto nivel de control, podría conducir a un desequilibrio en el terreno de juego entre los diferentes jugadores. En un escenario peor, podría conducir a condiciones operativas y de seguridad deficientes para los conductores y usuarios.

La tendencia hacia la movilidad bajo demanda está aquí, y ha inyectado una gran incertidumbre en una industria de taxis que se ha mantenido invariable durante muchos años. Algunas ciudades originalmente consideraron que el movimiento correcto era imponer requisitos muy estrictos sobre los servicios e-hailing. Sin embargo, la mayoría de las autoridades ahora reconocen que lo ideal es una regulación más inteligente, y abordar el tema con cuidado y mente abierta, ya que puede brindar muchos beneficios a todos los interesados.

La experiencia nos ha enseñado que un enfoque de “prueba y aprende” es el camino óptimo por seguir. Al establecer requisitos y probarlos en el campo en estrecha colaboración con los operadores, como se ha hecho con éxito en Lisboa y Singapur, se puede introducir una forma de movilidad bajo demanda que interesa a todos.

rethinking_on-demand_mobility_-_figure_8

5. El camino a seguir

La movilidad urbana es un problema estratégico para las ciudades del mundo al que deben hacer frente. Sin embargo, el poco éxito que hemos visto hasta ahora y la complejidad del problema indica que la mayoría de las ciudades simplemente no están preparadas para abordarlo. Crear un paradigma de movilidad que explote todas las oportunidades que ofrece la tecnología actual es uno de los mayores desafíos que enfrentan nuestras principales ciudades. Requiere cambios, pero también representa una oportunidad increíble porque la mitad del potencial que se ofrece aún no se ha aprovechado.

El mercado de la movilidad bajo demanda, al igual que las plataformas digitales, llegó para quedarse. Los proveedores de movilidad existentes continuarán siendo presionados por los e-hailers, así como por muchas otras formas de movilidad nueva. A pesar de estar en desventaja en muchos aspectos, los proveedores de soluciones de movilidad tradicionales deben enfrentar el desafío, reinventarse y hacer que sus propuestas sean relevantes en la era digital. Si esta situación no se maneja adecuadamente, solo empeorará su situación porque la introducción de tecnologías de conducción autónoma en un futuro no muy lejano borrará aún más los límites entre los servicios públicos de movilidad y las soluciones de movilidad privadas a demanda.

Como están en desventaja competitiva, las compañías de taxis convencionales deben reinventarse para impulsar una mayor diferenciación entre ellos y los nuevos jugadores. Estas compañías tienen dos opciones: programas de transformación interna para mantener el control total de la cadena de valor de la movilidad, o asociaciones con plataformas de taxi e-hailing.

Mientras tanto, se insta a los reguladores a crear marcos regulatorios que liberen el potencial de estos servicios de movilidad emergentes, al tiempo que aseguran el desarrollo de sistemas de movilidad que funcionen en beneficio de todos, aumentando las opciones de elección del consumidor y mejorando la calidad general de los servicios. Si bien no existe una solución única para todos, las autoridades deben poner en orden sus marcos regulatorios, teniendo en cuenta los detalles locales, para gestionar la transición y lograr igualdad de condiciones en el sector de la movilidad bajo demanda. En este contexto, la aplicación de un enfoque de “prueba y aprendizaje” – diseñar requisitos y probarlos sobre el terreno con operadores – es una parte vital de la respuesta.

Fuente: . Rethinking on-demand mobility –Turning roadblocks into opportunities”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s