Movilidad bajo demanda: Convertir obstáculos en oportunidades (1/3)

A continuación, La primera parte (de un total de tres) dedicado a la movilidad bajo demanda. Basado del articulo original: “Rethinking on-demand mobility –Turning roadblocks into opportunities”

Gracias a la conectividad omnipresente, los teléfonos inteligentes cada vez más potentes y las aplicaciones y servicios alojados en la nube, las plataformas de transporte bajo demanda han cambiado el panorama de la movilidad urbana para siempre. En el transcurso de una década, empresas como Uber, Lyft y DiDi se han convertido en marcas reconocidas a nivel mundial y en negocios multimillonarios. Comenzaron apuntando a consumidores jóvenes con conocimientos digitales, pero, con el tiempo, lograron atraer a la población en general al proporcionar soluciones de movilidad puerta a puerta flexibles, rápidas, seguras y en general económicas. Pero como suele suceder, no todo son buenas noticias. Las condiciones de trabajo de sus conductores han creado cierta controversia, y su modelo de negocio aún tiene que demostrar su sostenibilidad financiera.

Su llegada también ha provocado un cambio radical hacia el transporte individual compartido, y se ha posicionado en una trayectoria de colisión con todo el ecosistema de movilidad individual y pública. Están amenazando el futuro de las soluciones de movilidad tradicionales (automóviles individuales y transporte público) y están provocando una gran interrupción del mercado en el sector de los taxis convencionales en muchos países de todo el mundo. Tienen el potencial de proporcionar un servicio complementario eficiente y conveniente a las soluciones de movilidad existentes en las zonas urbanas, sin embargo, si no se regulan adecuadamente, también pueden aumentar la congestión y afectar el rendimiento general de los sistemas de movilidad.

El sector de la movilidad bajo demanda se ha transformado en los últimos años. La primera generación de servicios de movilidad bajo demanda (taxis convencionales, seguidos de vehículos privados de alquiler) utilizó un modelo de negocio que se basaba en la gestión de los activos físicos y las habilidades de conducción humana.

1

Las nuevas y cambiantes necesidades de los clientes y la digitalización, impulsada por la cuarta revolución industrial, desencadenó el desarrollo y el rápido despliegue de las llamadas soluciones digitales “bajo demanda 2.0” y, por lo tanto, la aparición de una inmensidad de nuevos actores: las plataformas de transporte.

Estos operadores han establecido una nueva capa digital que conecta a los conductores de vehículos de alquiler privado con pasajeros que requieren viajes, tanto de forma previa como a pedido. Los modelos de negocios de las plataformas de transporte pueden incluir trabajar con vehículos de alquiler privado (PHV) y conductores, así como con taxis con licencia.

Aprovechando el análisis de datos y la inteligencia artificial, las plataformas de transporte pueden mejorar constantemente su comprensión de las necesidades y expectativas del cliente, y luego usar este conocimiento para mejorar la experiencia del cliente. Esto se hace a través de innovaciones como la facilidad de reserva a través de una interfaz muy fácil y rápida de usar, tiempos de espera más cortos, visualización en tiempo real de la ubicación, facilidad de pago, etc. Todos estos elementos impulsan la preferencia y lealtad del cliente.

2

Además, las principales plataformas también ofrecen servicios de viajes compartidos, como UberPool y Lyft Shared. Estos servicios permiten que múltiples pasajeros que viajan en la misma dirección compartan el mismo conductor y vehículo en sus destinos. En 2018, la proporción de viajes compartidos de Uber fue superior al 50 por ciento en algunas ciudades de EE. UU., Aunque se estima que en general (en todas las ciudades) es de un 10 por ciento. En el mismo año, Lyft informó que el 35 por ciento de sus viajes en los EE. UU. Fueron compartidos y anunció que sus planes es alcanzar el 50 por ciento en los viajes compartidos para 2020. Además, los operadores de transporte público están probando servicios de transporte bajo demanda integrados en sus redes de transporte público.

Se espera que la demanda de servicios de movilidad bajo demanda aumente en los próximos años, y sus márgenes operativos deberían mejorar. Mientras tanto, se espera que la introducción progresiva de la tecnología de conducción autónoma y la inteligencia artificial borre aún más la frontera entre las soluciones de movilidad públicas y privadas a través de la introducción de taxis autónomos (“On-demand 3.0”).

En este contexto, los proveedores de soluciones de movilidad tradicionales, y especialmente los operadores de taxis convencionales, deben reinventarse para mantenerse competitivos a corto plazo y relevantes a largo plazo. Al mismo tiempo, se insta a las autoridades a identificar los marcos regulatorios apropiados para permitir esta nueva ola de soluciones de movilidad bajo demanda para que puedan satisfacer las necesidades tanto de los consumidores como de los proveedores de movilidad.

2. Mercado y perspectivas regulatorias

2.1 Perspectiva general del mercado.

Las soluciones e-hailing (ride-hailing plataforms) están presentes en la mayoría de las áreas geográficas. Aunque todavía representan solo un pequeño porcentaje de los viajes recorridos en las ciudades (representan solo alrededor del 1 por ciento del número total de kilómetros recorridos en el mundo), se espera que crezcan rápidamente y tengan un impacto creciente en sistemas de movilidad urbana.

En los últimos años, el e-hailing ha crecido mucho más rápido que otros conceptos de movilidad compartida, como el carsharing o las bicicletas compartidas. Sin embargo, al igual que con otros conceptos de movilidad compartida, el e-hailing está fuertemente influenciado por la regulación local, esto ha evitado que incluso las plataformas de movilidad más grandes se amplíen para construir una presencia más global, y ha permitido que surjan otros jugadores regionales de mucho peso.

Las plataformas actuales de transporte de pasajeros tienden a basarse en uno de los dos modelos comerciales principales, o en una combinación de ellas:

  • La categoría más conocida de plataformas de transporte de pasajeros es las llamadas compañías de redes de transporte (TNC, transport network companies): Uber, Lyft y Cabify. Trabajan principalmente con conductores que usan sus propios vehículos. Algunas veces, a estas compañías se las denomina “TNC grises” debido a la naturaleza “gris” inicial de las regulaciones que se les aplican, aunque la evolución regulatoria reciente ha hecho que esta descripción sea menos apropiada.
  • Otra categoría son las “taxi ride-hailing platforms”, estas operadoras contratan a compañías de taxis y conductores con licencia para servir en sus flotas. Esta estrategia aprovecha los automóviles y conductores existentes y, por lo tanto, evita la cuestión de qué leyes laborales se aplican a ellos y cualquier problema asociado con la adquisición de licencias de operación. También reduce las tensiones potenciales con las compañías de taxis tradicionales que operan en el mismo mercado. Ejemplos de estas plataformas son: Taxi.EU, Vezet, Free Now, LeCab y Gett.
  • Más recientemente, hemos visto la aparición de plataformas de transporte que combinan ambos modelos operativos, o bien complementan las plataformas de transporte de pasajeros basadas en PHV (private-hire vehicles) con plataformas de transporte de taxis o adquieren compañías de taxis tradicionales. En julio de 2019, por ejemplo, nació Yandex Taxi, una empresa conjunta entre Uber y el motor de búsqueda ruso Yandex, Uber acordó comprar la compañía de taxis más grande de Rusia, Vezyot, aumentando drásticamente su participación en el mercado ruso. Este modelo mixto permite que las plataformas de transporte con PHV adapten mejor sus modelos comerciales a los mercados locales. De esta forma, pueden operar legalmente en mercados de los que de otra forma estarían excluidos, e incluso ofrecer dos opciones a los clientes en el mismo mercado al mismo tiempo (por ejemplo, Free Now Ride, CleverGO, Ola, Bolt).

En algunos casos, las plataformas de transporte privado también crean asociaciones o colaboraciones activamente con las autoridades u operadores de transporte público para ofrecer servicios que se complementen, o incluso reemplacen parcialmente el transporte público. Estos servicios conjuntos ofrecen los llamados “demand responsive public transport” (DRPT) en rutas especiales o en ciertos momentos del día. En los últimos años, varios operadores de transporte público han iniciado proyectos piloto DRPT operados por su propio personal. Este enfoque podría allanar el camino hacia el transporte público autónomo y bajo demanda. Se espera que este concepto crezca en popularidad en los próximos años. Los DRPT puede ser una solución relevante cuando el transporte público tradicional (con sus altos costos fijos y de funcionamiento) tiene menos demanda debido a ciertas condiciones particulares.

Hoy, el mercado e-hailing es solo un tercio del tamaño del mercado mundial de taxis, y se estimó en 61 mil millones de dólares en 2017. Más de 16 millones de viajes e-hailing se realizan diariamente en todo el mundo (6 mil millones de viajes por año). Para 2030, se prevé que este total aumente a alrededor de 83 mil millones de viajes. Estudios recientes predicen un crecimiento de la TCAC que oscila entre el 15 y el 28 por ciento, lo que conducirá a un aumento en el tamaño del mercado a 285 mil millones de dólares en 2030. Este crecimiento exponencial será impulsado por una tasa más baja de propiedad de automóviles entre los millennials y la integración progresiva de otras soluciones de movilidad compartida. Dichas soluciones de movilidad compartida incluyen el uso compartido de automóviles, bicicletas, micro movilidad y el desarrollo futuro de plataformas de movilidad como servicio, que se espera que aumenten el interés por las soluciones de movilidad bajo demanda.

2.2 Esquema de la industria

En sus esfuerzos por expandirse internacionalmente, los actores globales en el mercado e-hailing a menudo se ven obstaculizados por la naturaleza de los ecosistemas tradicionales y la complejidad de las regulaciones locales. Como resultado, el mercado de servicios e-hailing sigue muy fragmentado, y los gigantes de la industria a menudo compiten con las empresas locales de mucho peso en su zona de actuación.

  • En el mercado norteamericano fue donde surgieron las primeras empresas del sector, donde nacen los modelos comerciales más innovadores y donde se introducen por primera vez las nuevas características en los servicios antes de implementarse en otros mercados. Uber y Lyft, ambos con sede en San Francisco, tienen un duopolio muy fuerte, con una cuota de mercado de más del 90 por ciento. Han entrado en el mercado otras plataformas de transporte, como Bolt (anteriormente Taxify, originario de Estonia) y Gett (originario de Israel, tras la adquisición de Juno). Sin embargo, siguen siendo relativamente pequeños en comparación.
  • América del Sur es un mercado fragmentado, con muchos operadores locales que operan en una ciudad o en un número limitada de ellas. Se considera que este mercado tiene un potencial de crecimiento significativo debido a su creciente población y la relativamente baja penetración de la propiedad personal del automóvil. Además de los pequeños jugadores locales, la mayoría de los negocios de e-hailing están a cargo de grandes marcas como Uber, Didi (a través de la aplicación brasileña de e-hailing 99), Free Now (que surgió de la fusión de Mytaxi, Clever Taxi), Beat y Kapten) y Cabify (que se originó en España).
  • El sector europeo del e-hailing es un mercado abarrotado formado no solo por las grandes plataformas internacionales de movilidad, sino también por una gran cantidad de nuevas y pequeñas empresas que entraron al mercado en los últimos años. Debido a los altos ingresos disponibles, un nivel avanzado de digitalización y regulaciones cada vez más estrictas sobre el uso de automóviles personales en los centros de las ciudades, Europa alberga algunas de las ciudades con más penetración del mundo de estos tipos de servicios. Sin embargo, las variaciones en el marco regulatorio entre ciudades y países, y los continuos cambios en términos de regulación, han dificultado la expansión de estas plataformas de movilidad en Europa.
  • África, al igual que América del Sur, presenta grandes oportunidades para estas plataformas de movilidad debido al fuerte crecimiento económico y demográfico, así como a la relativamente baja penetración de automóviles personales. La alta tasa de propiedad de teléfonos móviles y la disponibilidad de mecanismos de pago eficientes, como M-Pesa, lo convierten en un mercado atractivo. Al mismo tiempo, es la región más fragmentada, con poca penetración de grandes plataformas de movilidad en, por ejemplo, en el África subsahariana. Países como Kenia y Tanzania albergan una serie de plataformas emergentes de movilidad que han comenzado a desarrollar presencia en varias ciudades, pero todavía hay un largo camino por recorrer en términos de financiación, estabilidad regulatoria y política.
  • La región asiática contiene una serie de mercados de alto crecimiento y potencial, como China, Rusia, India e Indonesia. En China, DiDi Chuxing es el claro ganador después de adquirir las operaciones locales de Uber. Un escenario similar se ha desarrollado en Rusia, donde Yandex Taxi disfruta del liderazgo del mercado después de adquirir las operaciones de Uber en el país. Una peculiaridad del mercado ruso es que, a pesar de que se han desarrollado plataformas basadas en aplicaciones, todavía se realiza un porcentaje muy notable de reservas mediante llamadas telefónica.
  • En India, Uber y el gigante local Ola han creado un duopolio, con más del 90 por ciento del mercado entre ellos. Un hecho notable es que Ola y Uber tienen un importante accionista en común: SoftBank, que está financiando efectivamente a ambos y controlando la competitividad entre ellos. Ola actualmente tiene la ventaja sobre Uber, con más ciudades atendidas, un mayor número de conductores y más viajes diarios. Sin embargo, si bien la India es un mercado atractivo debido al fuerte crecimiento económico y demográfico, los eventos pueden desarrollarse de manera similar a como lo hicieron en China y Rusia, con uno de los dos principales actores abandonando el mercado.
  • Por otra parte, en el sudeste asiático Uber ha vendido sus operaciones a Grab, el jugador de más peso en el mercado local. La plataforma de movilidad con sede en Singapur está operativa en ocho países y 170 ciudades, y por lo tanto es un jugador clave en la región. Con el respaldo de grandes nombres como SoftBank y Temasek, los fabricantes de automóviles Honda y Toyota, e incluso otras plataformas de movilidad como DiDi, Grab tiene una importante participación en el mercado. Solo otro jugador, Go-Jek, respaldado por Google, Tencent y Temasek, tiene una posición importante en la región.

3

Como muestra la Figura, ninguna de las plataformas de movilidad más grandes del mundo tiene más de 10 años, lo que ilustra claramente la estrategia de “hacerse grande rápidamente” que han estado siguiendo. Para que una plataforma de transporte sea rentable y sostenible a largo plazo, se necesita una escala significativa, ya que el modelo de negocio e-hailing se basa fuertemente en el tamaño de su red. Sin embargo, esta búsqueda de crecimiento conduce a una feroz competencia entre los jugadores de las mismas regiones. Los precios de las plataformas de transporte tienden a ser muy competitivos, y a menudo se lanza suculentos descuentos a los usuarios para ganar cuota de mercado. Al mismo tiempo, algunas plataformas de transporte ofrecen beneficios adicionales o incluso bonos en efectivo para atraer a nuevos conductores. Estas estrategias de crecimiento agresivas requieren grandes cantidades de liquidez debido al alto costes en efectivo de este tipo de acciones.

4

Este entorno altamente competitivo y la necesidad de generar beneficios para cubrir los costos de adquisición de clientes (y conductores) están afectando a las plataformas más grandes de movilidad. Esto ha llevado a algunos de ellos a tomar la decisión estratégica de no competir en mercados particulares, por lo que pueden ahorrar efectivo para países donde las posibilidades de dominación del mercado son mayores. En este contexto, Uber ya ha vendido sus operaciones en China a DiDi, su negocio ruso a Yandex Taxi (a través de una empresa conjunta) y sus actividades del sudeste asiático a Grab.

Otra opción es que las empresas compren plataformas locales de movilidad en lugar de ingresar a ciertos mercados, de esta manera, evitan costosas guerras entre competidores. Uber no está directamente activa en todos los mercados, pero tiene una participación significativa en las principales plataformas de transporte en las áreas donde no está presente (por ejemplo, DiDi, Grab, Yandex.Taxi). Para establecerse en Sudamérica, DiDi compró a “99 app” en lugar de lanzar su propia plataforma. Este tipo de movimiento estratégico pueden tener mucho sentido en la lucha por crecer en los mercados, ya que los actores locales se han adaptado mejor a las regulaciones y la cultura local. En los próximos años, se espera que las consolidaciones entre las plataformas de transporte continúen, incluso entre los grandes jugadores. Esta tendencia se ilustra con la adquisición de Careem, por parte de Uber, aunque las autoridades de competencia en varios países amenazan con bloquear la fusión. Mientras tanto, se espera que surjan numerosos jugadores nuevos, tratando de posicionarse en sus mercados a través de modelos comerciales innovadores y ofertas de servicios diferenciados.

Si bien necesitan efectivo nuevo para financiar sus expansiones y asegurar el desarrollo tecnológico requerido para impulsar la diferenciación en mercados competitivos, las plataformas de transporte son consideradas objetivos de inversión atractivos por numerosos actores tanto dentro como fuera del espacio de movilidad. Esto se debe a las altas expectativas del “nuevo paradigma de movilidad” y la perspectiva positiva del mercado para las soluciones de movilidad bajo demanda:

  • Los conglomerados tecnológicos son socios naturales para las plataformas de movilidad, ya que pueden contribuir al desarrollo tecnológico (software y gestión de datos) necesario para que estas plataformas mejoren sus operaciones, diferencien sus ofertas y alcancen el objetivo de la movilidad autónoma bajo demanda.
  • Varios conglomerados tecnológicos que han invertido en plataformas de movilidad (por ejemplo, Alphabet Inc., Tencent, Alibaba, Yandex, Rakuten) están desarrollando tecnología de conducción autónoma. Los conglomerados financieros como Temasek Holdings y SoftBank representan un segundo grupo significativo de inversionista en las plataformas de movilidad. En algunos casos, como hemos visto, un inversor respalda a dos competidores directos. La estrategia aquí parece estar dirigida a aumentar la valoración tanto como sea posible antes de la salida a bolsa, antes de ir al mercado de valores y apostar por la rentabilidad a largo plazo del modelo de negocio a través de la futura consolidación del mercado y el desarrollo de servicios adicionales.
  • Los OEM de automóviles, por su parte, han participado en rondas de financiación y han creado asociaciones estratégicas con múltiples plataformas líderes en la movilidad. Un buen ejemplo es Daimler, que se está asociando con BMW para proporcionar servicios relacionados con la movilidad, en parte a través de Free Now (anteriormente MyTaxi). Otros ejemplos son la inversión del grupo VW en Gett, la participación de General Motors en Lyft y la participación de Toyota en Grab, Uber y DiDi. Los fabricantes de automóviles se dan cuenta de la necesidad de formar parte del “nuevo ecosistema de movilidad”, en parte mediante el desarrollo de sus propias soluciones y en parte mediante la inversión en futuras plataformas y soluciones de movilidad, lo que les permitirá mantener la propiedad de los canales de distribución futuros.

2.3 Perspectiva reguladora

El rápido crecimiento y la proliferación de servicios e-hailing en las principales ciudades de todo el mundo ha llevado a las autoridades a adaptar las reglamentaciones para absorber mejor este nuevo concepto en sus sistemas de movilidad en general, a veces con frecuentes cambios sobre la marcha y durante períodos muy cortos. El desafío para las plataformas de movilidad en esta situación es mantenerse al tanto de la regulación en un entorno que cambia rápidamente, aunque esto incluye un alto grado de variación entre regiones y ciudades.

En general, en Europa, la mayoría de las grandes ciudades han adoptado marcos regulatorios para estas actividades, mientras que aún existen algunos mercados liberalizados en América, África y Medio Oriente.

5

En ciudades como Copenhague y Caracas, los servicios e-hailing son actualmente ilegales. Por otra parte, Grecia ha impuesto regulaciones estrictas que designan los puntos inicio y finalización específicos para los viajes, y exige un registro digital para todas las plataformas de viajes compartidos. Esto ha resultado demasiado para Uber, que finalmente suspendió su servicio con licencia (UberX). Con el objetivo de proteger los modelos comerciales de las compañías de taxis tradicionales, algunas ciudades, como Bruselas y Roma, han desarrollado regulaciones muy restrictivas para los e-hailers (por ejemplo, en términos de especificaciones técnicas para los vehículos, precios mínimos o duración de los viajes), esto ha hecho que sea muy difícil operar eficientemente en esas ciudades.

En el otro extremo de la balanza, algunas ciudades han dado la bienvenida a las nuevas plataformas de movilidad sin ninguna modificación importante en los marcos regulatorios asociados. El gobierno de Arabia Saudita, por ejemplo, ha estado alentando e invirtiendo en compañías de e-hailing. A partir de febrero de 2018, había 20 plataformas con licencia de transporte en Arabia Saudita. Entre las ciudades europeas, París, Estocolmo, Moscú y Varsovia se destacan como mercados altamente liberalizados para vehículos de alquiler privado y operadores e-hailing.

Y en el término medio, una gran cantidad de ciudades han adoptado por un enfoque más equilibrado: permitiendo que operen los e-hailers, mientras enmarcan su desarrollo a través de regulaciones específicas. Londres es uno de los ejemplos más destacados de este enfoque. Si bien no hay restricciones en cuanto al número de vehículos, existen regulaciones estrictas en términos de licencias (para los propios e-hailers, así como para vehículos y conductores). Estos incluyen una extensa lista de requisitos para asegurar que los servicios que sean seguros, convenientes y transparentes, y que cumplan con los estándares de calidad necesarios. Nueva York es otro buen ejemplo, limitó la cantidad de e-hailers, estableció salarios mínimos para los conductores y convirtió en una condición para otorgar licencias que un nuevo vehículo de alquiler sea accesible para las sillas de minusválido. Más recientemente, Nueva York extendió su límite de cantidad de vehículos, pero sujetos a infracciones si no tenían pasajeros a bordo al menos el 69 por ciento del tiempo mientras operaban en la zona de Manhattan.

Desde el punto de vista del ecosistema de movilidad, no es aconsejable prohibir por completo los servicios de e-hailing o imponer medidas tan restrictivas que limiten el desarrollo de las plataformas e-hailing. Este enfoque generalmente conduce a una demanda de mercado desatendida, precios más altos y una calidad inferior que en un mercado completamente competitivo. Junto con la ausencia de medidas destinadas a reducir el número total de automóviles privados, esto puede ayudar a empeorar la congestión del tráfico ya que, la demanda insuficiente de soluciones de movilidad empuja a las personas a usar sus propios automóviles con más frecuencia. La liberalización total, por otro lado, también tiene sus desventajas. Aunque ayuda a fomentar la innovación y contribuye a la creación de empleo, bien podría erosionar los márgenes para la industria en su conjunto debido a la saturación del mercado (como en Varsovia).

Fuente: Mientras publicamos la segunda entrega, puedes seguir leyendo aquí. Rethinking on-demand mobility –Turning roadblocks into opportunities”

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Enhorabuena, José.
    Un buen análisis del mercado y este tipo de negocios.
    Solo echo en falta, la que puede ser la mayor oportunidad de todas (y que no se basa en el negocio de este tipo de empresas, sino en la nueva Economía Colaborativa):
    Esta oportunidad, consiste en aprovechar los asientos libres de los coches particulares (p.ej. en una ciudad del tamaño de Madrid, se desperdician más de 4.000.000 al día). Y sobre todo, durante los viajes más numerosos y problemáticos: Los viajes de ida y vuelta al trabajo, que se producen dos veces cada día, y en las peores condiciones. En la hora punta del tráfico de la ciudad, cuando el pico en la demanda de plazas de transporte es tal, que los medios de transporte público no dan abasto, mientras que calles y carreteras se colapsan, por un exceso de coches de 5 plazas que van infrautilizados, pues cada uno lleva solo al conductor y desperdicia 4 asientos libres.
    En los asientos libres de algunos de esos coches, bien podrían ir otras personas que van al trabajo en la misma dirección, y que ya no estarían obligadas a mover cada una su propio coche.
    Así, se retirarían coches del atasco de tráfico y de necesitar aparcamiento, ahorrando más del 50% de gastos, muchos problemas de movilidad en la ciudad, y muchísima contaminación (entre 330.000 y 1.000.000 de toneladas de CO2 al año por ciudad).
    Para lograrlo solo nos falta una aplicación de móvil que presente a los que son compatibles para ir juntos, porque “6 de cada 10 españoles compartirían coche a diario para ahorrar!.

    Me gusta

  2. Cada vez más trabajadores están buscando en Internet una solución de este tipo (ya se han apuntado más de 1200 en este formulario de interés https://docs.google.com/forms/d/1IiZ8fbSc8llPU5NvJTM4yQvoKgHNKtWd60vov3o3_i8.
    Y cada vez más empresas grandes y pequeñas (alguna con hasta 15.000 empleados), que tienen problemas de acceso o de aparcamiento en sus centros de trabajo, se interesan en incorporar esta solución (la más económica y eficiente) dentro de su Plan de Movilidad de Empresa, o Plan de Movilidad Sostenible al Trabajo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s