Aparcando el automóvil (II): Alternativas para movilidad a media distancia

Continuamos con las II parte de esta la serie de post “Aparcando el automóvil”:
A medida que las ciudades se vuelven cada vez más congestionadas por el tráfico, unido a que los sistemas de transporte públicos normalmente suelen ser muy deficientes como para mejorar la situación, convierte en una quimera una movilidad eficiente y productiva en las grandes ciudades. Como resultado, han surgido una serie de nuevas startups de movilidad, que despliegan nuevos modelos de transporte y que ponen en un “entredicho” a la propiedad personal de los automóviles en las regiones urbanas más densas. Los servicios de movilidad compartidos son más convenientes y, en algunos casos, más asequibles que tener un automóvil en propiedad.

Siguiendo como base el informe publicado por CBInsights. Dedicaremos un total de tres post en este blog a las nuevas formas de transportes, distinguiéndolas por la duración del viaje, exploraremos y dedicaremos un post por cada uno de ellas:

Aquí puedes descargar el análisis completo en formato de presentación.

Viajes de media distancia.

Para trayectos superiores a 8 kilómetros, viajar en bicicleta o en viajes compartidos (que implica compartir trayectos con otros pasajeros en una ruta similar) ha servido como una de la alternativa más conveniente al automóvil personal, ofreciendo un servicio bajo demanda que lleva a los usuarios desde el punto A al punto B sin los permanentes inconvenientes de buscar aparcamiento, entre otros muchos.

Algunas encuestas en los EE.UU han revelado que los usuarios habituales de los servicios de movilidad de uso compartido tienen una mayor tendencia de optar por no comprar un automóvil nuevo. Los resultados sugieren que, en algunas circunstancias, como en las regiones más densas, donde la oferta de estos servicios es alta y los precios bajos, los viajes compartidos es una alternativa viable a la propiedad del automóvil.

Aparcando el automóvil (II): Alternativas para movilidad a media distancia

Uber y Lyft, son los proveedores de viajes compartidos más importantes en los EE.UU, y han sufrido un rápido crecimiento en los últimos años. En julio, Uber informó que alcanzó los 10 billones de desplazamientos desde su inicio en 2009, y Lyft, que permanece por detrás de Uber en ingresos ($ 1B frente a los $ 7.5B de Uber en 2017) con una participación de mercado del 35% frente al 73% de Uber, está superando en estos momentos a Uber en crecimiento de ingresos.

Si bien, a algunos les preocupa que el crecimiento de Uber se esté desacelerando, una preocupación más profunda es que ambas compañías tienen una agresiva política para captar clientes, por lo tanto, los beneficios para los conductores y las beneficiosas tarifas con descuento para los usuarios están lastrando la rentabilidad de la empresa. Para compensar esto, ambas firmas están recurriendo a nuevas tecnologías, así como a nuevos modos de transporte para ahorrar costos y mejorar sus ofertas generales.

LA CARRERA HACIA LA AUTONOMÍA

A pesar de que Lyft y Uber invierten con fuerza en los transportes alternativos, ambas compañías no están dejando de lado la tecnología autónoma, y están enfocados en traer la tecnología a sus flotas en el futuro. Tanto Lyft como Uber están desarrollando sus tecnologías de conducción autónoma, lo que podría reducir el coste humano de sus operaciones al prescindir de sus conductores, por lo tanto, permitir que ambas firmas bajen los precios y al mismo tiempo generen más beneficio por cada viaje.

La tecnología aún está lejos de ser escalable, pero cuando se implemente con éxito, las flotas de vehículos autónomos podrían hacer que estos servicios de transporte compitan seriamente con la propiedad del automóvil en cuanto a costes. Se estima que el coste asociado a viajar en automóviles autónomos será más barato que hacerlo en un automóvil en propiedad dentro de los próximos diez años.

Aparcando el automóvil (II): Alternativas para movilidad a media distancia

Lyft está desarrollando un software de código abierto para su tecnología autónoma, este software fue lanzado en julio de 2017. La empresa, también se ha asociado con los proveedores de automóviles Magna y Aptiv para el desarrollo de la arquitectura de los vehículos, y también se ha asociado con Waymo y Drive.ai para mejorar las capacidades del software.

Además, Lyft está buscando reducir los costes incentivando el uso compartido de viajes (es decir, realizar trayectos de varios usuarios a la vez que se dirigen en la misma dirección). Para ello, la compañía rediseñó su aplicación para resaltar este tipo de viajes compartidos en detrimento de los viajes tradicionales. Desde el rediseño de la app, Lyft ha sufrido un aumento del 5% en estos viajes compartidos. Según Lyft, espera que la mitad de sus viajes sean compartidos en 2020, en comparación con el 30% actual.

Aparcando el automóvil (II): Alternativas para movilidad a media distancia

Por otra parte, Uber no ha dejado atrás el desarrollo de su tecnología autónoma prueba de ello es la inversión de $500M recibida por parte de Toyota, además Uber se ha asociado con el OEM para utilizar sus modelos Toyota Sienna como plataforma para su futura flota de vehículos autónomos.

EL TRANSPORTE COMO SERVICIO

Tanto Uber como Lyft también están tratando de expandirse a nuevos servicios de movilidad como el uso compartido de bicicletas, el uso compartido de scooters y el transporte público, todo con el objetivo final de reducir la dependencia al automóvil personal y convertirse en proveedores de servicios de transporte multimodales. Las empresas están abordando primero los mercados urbanos, ya que se trata de escenarios mucho más favorable para implementar estas redes de movilidad compartida.

Una plataforma que ya ha implementado con éxito este enfoque ha sido MaaS Global, que opera la aplicación Whim. Whim, que está disponible en varias ciudades europeas, ofrece a los usuarios acceso a transporte público y privado, que incluye desde autobuses hasta bicicletas y scooters, todo en una sola plataforma. Los usuarios pueden pagar por trayectos o pagar una suscripción mensual que permite realizar viajes ilimitados, más conocido como “tarifa plana”. Desde su lanzamiento, la aplicación ha ganado una popularidad bastante notable, y los inversores ya han puesto su interés en la empresa, prueba de ello son los 9 millones de euros que obtuvo la empresa en las ultima ronda de financiación del pasado agosto.

Aparcando el automóvil (II): Alternativas para movilidad a media distancia

En los EE. UU., Uber ha ampliado su oferta de servicios de varias maneras: adquiriendo Jump Bikes, una empresa de e-bike sin estacionamiento fijo, asociándose con la plataforma de transporte público Masabi y asociándose con la empresa de carsharing y renting Getaround para lanzar Uber Rent. La compañía también contribuyó a la ronda de financión de $335M de la startup Lime y anunció su asociación con la startup, que incluirá la marca compartida de los scooters y los pondrá a disposición a través de la aplicación de Uber.

Aparcando el automóvil (II): Alternativas para movilidad a media distancia

Siguiendo los pasos de Uber, Lyft también está trabajando en una oferta de servicios integrados de transporte. En julio, Lyft anunció la adquisición de Motivate, el mayor operador de bicicletas compartidas en los Estados Unidos. En el mismo mes, la compañía anunció que también lanzaría un servicio de scooters compartidos como parte de un esfuerzo general para crear una oferta de transporte multimodal.

Aparcando el automóvil (II): Alternativas para movilidad a media distancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s