Descubriendo el Carsharing (II): Arquitectura tecnológica

Puedes leer el primer post de nuestra serie temática “Descubriendo el Carsharing” aquí;

Descubriendo el Carsharing (I): Introducción

En el primer post de la serie dedicada al carsharing os mostramos una breve introducción sobre este tema, vimos que es el carsharing, que tipos existen y algunos conceptos más. La intención de este segundo post es profundizar un poco más y mostrar que tipos de tecnología se usan para compartir el coche entre los usuarios.

A la hora de compartir el coche entre particulares lo habitual es que el concepto “tecnológico” pase a un segundo plano, aquí los usuarios quedan en algún lugar concertado a través de la plataforma web o App para smartphone y se el usuario recibe la llave del vehículo, eso sí, el pago por el servicio suele ser a través de la plataforma. Un ejemplo de ello puede ser Socialcar.com

Sin embargo, cuando se trata de carsharing a través de alguna empresa, donde existen cientos de coche repartidos en diferentes puntos de la cuidad el concepto de llave en mano desaparece y se abre paso diferentes sistemas para acceder al vehículo:

¿Como funciona los sistemas de acceso al vehículo?

Uno de los métodos para acceder al vehículo es mediante una tarjeta magnética o contactless, este es el caso de Bluemove. Aquí el usuario necesita estar registrado en el servicio y poseer una tarjeta, el vehículo dispone de un lector de tarjeta ubicado normalmente en el interior del parabrisas, al pasar la tarjeta por el lector el vehículo se abre. En el caso de Bluemove esta tarjeta solo da acceso al interior del vehículo y no a su puesta en marcha, para ello debemos de coger las llaves originales (que normalmente se depositan en la guantera) para poder arrancar el motor.

En el siguiente vídeo podemos ver todo el proceso de reserva, acceso  y uso del vehículo, en esta ocasión de la compañía Mobility Car Sharing cuyo funcionamiento es similar a Bluemove.

Estos sistemas integrados en los vehículos aunque no lo parezca no son algo excepcional ni están (en la mayoría de los casos) desarrollados por las empresas de carsharing, todas ellas contratan a empresas externas para instalar estos equipos en su flota. Es más, si tienes varios coches hasta tú mismo puedes montar tu propio negocio de carsharing.

Estos sistemas son compatibles prácticamente con todos los automóviles con cierre centralizado y OBD (para acceder al CAN-BUS), y salva guardando las distancias entre unos y otros, su arquitectura son muy similares. Sin entrar en muchos tecnicismos, vamos a intentar explicar brevemente su arquitectura:

Estos vehículos disponen de un módulo central conectado al can-bus del automóvil cuyo principal acometido (entre otras funciones mas)  es activar/desactivar el bloqueo de puertas.

1.png

A su vez estos módulos poseen directa o indirectamente a través de otros módulos un sistema GSM/GPRS (similar a cualquier dispositivo móvil) para conectarse a los servidores que gestionan el servicio , explicado de una forma muy breve gracias a esto podemos saber dónde se encuentra el vehículo y si está disponible en ese momento, de esta forma el usuario vía web o vía App puede saber cuál es el vehículo disponible más cercano a él.

Sin título.png

Cuando el usuario a través de la plataformas mencionadas reserva un coche el sistema registra que el usuario con ID XXX ha reservado el vehículo con ID YYY. Ahora solo queda que el usuario cuando llegue al vehículo en cuestión, pase su tarjeta por el lector, lea algún código BIDI, o a través de la propia App, etc, intente acceder al vehículo, este volverá al conectar con el servidor y comprobara que, por ejemplo, la tarjeta ID XXX está pidiendo permiso de acceso al vehículo IDYYY, en este caso el modulo central abrirá las puertas para que el usuario pueda entrar.

2.png

Espero que de esta forma tan vulgar os haya quedado un poco más claro cómo funciona estos sistemas de carsharing. Me gustaría hacer hincapié en que cada sistemas tienen sus particularidades, pero en su trasfondo su funcionamiento es similar entre sí.

Un ejemplo de ello se puede ver en el siguiente infograma del sistema de carsharing desarrollado por Toyota (Toyota smart key box), el cual sus arquitectura es similar al descrito con anterioridad.

Sin título.png

Si después de leer esto te has decidido a coger “prestado” los vehículos de tu familia o amigos y a montar tu propia empresa Carsharing, te lo vamos a poner muy fácil, aquí puedes encontrar una lista de algunas empresas que instalan estos tipos de dispositivos:

Por poner algunos ejemplos; la compañía Emov incorpora en sus vehículos el sistema de Vulog. Emov opera en Madrid con más de 500 vehículos eléctricos  Citroen C-Zeros. Por otra parte Metavera es la encargada de los sistemas de la empresa Respiro Car Sharing, también presente en Madrid.

Y aquí termina nuestro segundo post de la serie temática dedicada al carsharing, la próxima semana volveremos con la tercera entrega, en ella abordaremos varios temas como las startups, daremos algunas cifras sobre su uso hoy día, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s