Una mirada a la movilidad de “última milla” y su concepto

El término de “la última milla” ha venido utilizándose en EEUU para describir las dificultades que tienen las personas para desplazarse desde estaciones de ferrocarril, autobuses, metros, parking, etc, hasta su destino final. Cuando los usuarios tienen dificultades para llegar de su lugar de partida hasta una red de transporte, es conocido como el “problema de la primera milla”. Estos problemas son especialmente agudos en las zonas de menos densidad ya que a menudo el transporte público no está próximo a nuestro lugar de destino o de partida. Por lo tanto, esto promueve una dependencia de los coches, lo que resulta en una mayor congestión del tráfico, contaminación y otros problemas urbanos.

Las ciudades cada vez más están sufriendo un grave problema de congestión, ya lo hemos mencionado en otras ocasiones y tampoco es algo nuevo. Del problema de la congestión derivan muchos más, como los son; el estrés, los altos índices de polución, la pérdida de calidad de vida, y la poca eficiencia en la movilidad.

img05_02

En los últimos años este concepto de movilidad de última milla está cogiendo fuerza y cada vez más algunas empresas están apostando por él. Este concepto se basa en hacer el último recorrido de tu viaje en algún medio alternativo, ya sea una bicicleta o un patinete eléctrico, etc., normalmente un medio de transporte “verde” y que cree poco o ningún problema de congestión. Las soluciones tradicionales al problema de la última milla son las infraestructuras de ciclismo y las reformas de la planificación urbana. Otros métodos para aliviar el problema de la última milla son los programas de compartir  automóviles, monopatines motorizados, etc.

SI esta idea se pudiera implantar al 100% en nuestra ciudad ganaríamos en calidad de vida de una forma bastante importante. Imaginemos que vivimos a las afueras de una gran ciudad, Madrid por ejemplo, y que a diario tenemos que  desplazarnos al centro de ella a trabajar, con este nuevo concepto de movilidad tendríamos que desplazarnos hacia el extrarradio de la cuidad, donde existirían grandes aparcamientos convencionales o estaciones de trenes o autobuses, y el último trayecto desde el extrarradio a nuestro puesto de trabajo se haría con algún tipo de bicicleta, patinete eléctrico, tranvías, o cualquier tipo de transporte urbano tanto individual como colectivo. Se evitarían atascos, problemas de polución, y en definitiva se ganaría en calidad de vida. ¡Sería una ciudad sin coches convencionales, solo veríamos transporte sostenibles con una movilidad muy eficiente!

216357_12DNJBlqvhZp636iEO1IZKZl8.jpg

Este es el objetivo de la movilidad de última milla llevada al extremo, eliminar de las ciudades al vehículo convencional y dejarlo solo para los trasportes urbanos colectivos verdes, como los tranvías, metro, etc. y para los transportes individuales como; bicicletas, patinetes, pequeños automóviles eléctricos, etc.

Los grandes fabricantes de automóviles son consientes del cambio de paradigma que estamos sufriendo en los últimos años en cuanto a la movilidad (este es un tema que ya hemos mencionado en otras ocasiones en este blog) es por ello que no han querido quedarse atrás y llevan algunos años presentando sus ideas para el problema de la movilidad de ultima milla. La mayoría de ellos optan por complementar el automóvil convencional con algún medio de transporte individual como puede ser un patinete eléctrico, no quieren “enterrar” el uso del automóvil convencional, algo lógico por su parte ya que aun es su principal sustento económico.

Este son los casos del modelo de Audi e Hyndai,  como solución al problema de ultima milla, un patinete eléctrico completamente integrado en sus modelos.

ChB0xaGWwAAfKaX1484548892_911_hyundai-ioniq-scooter-folding-scooter-for-overcoming-the-last-mile

Algo similar y no menos curioso es el concepto de Ford; se trata de otro sistema de movilidad eléctrica e individual pero con un sospechoso parecido a los nuevos aspiradores robotizados.

También podemos encontrar otros conceptos como el que nos presenta este diseñador independiente, el cual se trata de un pequeño bus modular y adaptable a la necesidad del momento: pasajeros, tipo de mercancia, etc

Esto son algunos de los multiples ejemplos que podemos encontrar como solución al concepto de ultima milla, a modo de resumen; para transporte de personas individual normalmente se basa en algún tipo de medio de transporte eléctrico tipo patinete o algún derivado de el, y para transporte colectivo lo habitual es encontrarnos con algún concepto renovado del autobús o tranvía.

Esperamos que con este post os haya quedado claro en que consiste la movilidad de ultima milla y algunos de las soluciones que nos presentan algunos fabricantes. En el siguiente post ampliaremos y veremos con mas detalles algunas de estas soluciones.

Aclaración: el problema y por tanto la solución a la movilidad de ultima milla es el mismo que para la movilidad de primera milla, en este post se emplea solo “ultima milla” por simplicidad en la redacción.

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s