Last mile delivery – La automatización será el gran salto disruptivo en la entrega de mercancías

El fuerte aumento del comercio electrónico en los últimos años ha llevado consigo un importante crecimiento en el volumen de envío de paquetes a domicilio, un mercado que se espera que crezca hasta los 665 mil millones de USD para 2030. Los consumidores son cada vez más exigentes con los plazos de entrega, esta fuerte demanda junto a la exigencia de los consumidores está impulsando a las empresas a explorar el uso de tecnologías de entregas automatizadas para cubrir los envíos en la última milla.

El distanciamiento social y el miedo al contagio a raíz de la pandemia causada por la Covid-19 también están influyendo a impulsar la inclusión en el mercado de métodos de entrega sin contacto, y desplazar la tradicional entrega donde el destinatario debe firmar la recepción del paquete.

Según el informe publicado por Lux Research, “Automating the Last Mile”, predice que las entregas de última milla automatizadas generarán hasta 48.4 mil millones de USD en ingresos para 2030, aunque estas entregas automatizadas solo cubrirán el 20% de todas las entregas de paquetes. Además, el informe también añade que el volumen de entrega de paquetes crecerá desde un total de 107 mil millones en 2019, generando 350 mil millones de USD en ingresos, a 289 mil millones de entregas de paquetes en 2030, generando 665 mil millones de USD en ingresos, lo que resultará en una tasa de crecimiento anual combinada (CAGR ) del 9,5% en el volumen de paquetes y del 5,8% en valor de mercado.

Dentro del amplio abanico de vehículos automatizados para las entregas de última milla, parece que los drones y robots con ruedas son los más prometedores, y según Lux Research entre ellos entregaran más de 20 mil millones de paquetes al año a partir del 2030.

El desafío de la última milla

El principal desafío de la última milla es la singularidad en la demanda de los clientes. La enorme variedad de pedidos de los clientes, los plazos de entregas, la franja horaria en la que desean recibirlo y el destino, plantean un problema enorme para la gestión de la cadena de suministro. La enorme diversidad de los paquetes impide un empaquetado eficiente en los vehículos y en la programación de entregas. Además, la menor capacidad de carga de los vehículos destinado a la última milla no ayuda a solventar estos problemas. Muchas empresas tienen serios conflictos para hacer frente de forma eficaz a los envíos en el último tramo del viaje.

Con el continuo aumento del comercio electrónico, este problema solo se está volviendo más acusado. Incluso muchos transportistas simplemente están renunciando a la entrega de última milla para evitar inconvenientes. Las empresas que quieren abordar estos problemas buscan cualquier ventaja que puedan encontrar para satisfacer y superar de manera efectiva la demanda de última milla, y es aquí donde las empresas consideran que la aplicación de la robótica y la automatización en la última milla puede ayudar a solventar muchos de estos problemas.

No es ciencia ficción, la tecnología existe.

A pesar de que, aunque pasen varios años para ver vehículos de repartos totalmente autónomos por nuestras calles como algo normal, la realidad es que la tecnología existe desde hace años y lleva otros tantos aplicadas en las cadenas de suministros, especialmente en los almacenes donde podemos encontrar cientos de robots seleccionando y moviendo paquetes de forma autónoma por los pasillos de estos grandes centros logísticos. Pero la tecnología de estos vehículos de reparto de última milla no difiere mucho de la que podemos encontrar en los vehículos de pasajeros y que también están en fases de desarrollos muy avanzadas, un ejemplo de ellos es el Autopilot de tesla. Seguimiento del carril, detención de obstáculos y peatones, reconocimiento de señales, frenado automático, velocidad de crucero adaptativa, etc. Todas estas características están disponibles en muchos vehículos y son la piedra angular en la automatización de los vehículos de repartos de última milla. Otros fabricantes de automóviles como Ford, BMW y Daimler están invirtiendo fuertemente en el desarrollo de vehículos autónomos. Este continuo desarrollo en la automatización de los vehículos de pasajeros es de gran beneficio y facilitará considerablemente a las empresas de transporte la implementación de estas tecnologías en sus cadenas de suministro.

Drones y vehículos terrestres al rescate.

Actualmente, los drones están limitados a un radio de acción muy pequeño, pero este rango se puede ampliar desplegándolos desde un vehículo autónomo que pueda desplazarse por tierra según le convenga. Esta solución añade complejidad y este método está aún muy inexplorado y tiene menos acogida que los vehículos terrestres, los cuales todos indican ser los candidatos ideales y más viables para las primeras fases en la autonomización de la logística de última milla.

Los robots con ruedas son más fáciles de desplegar que otros tipos de vehículos autónomos, pero solo son factibles en zonas donde el método de entrega predominante sea la entrega a pie o en bicicletas, donde puedan desplazarse a baja velocidad y no entorpezca a otro tipo de tráfico rodado. Se espera que este tipo de entrega representen 1.500 millones de las entregas anuales para 2030.

En los últimos años se está produciendo un notable crecimiento de startups que desarrollan vehículos y tecnologías de entrega automatizada de última milla. En este contexto de innovación, uno de los espacios claves para fomentar las nuevas tecnologías será Trafic – Salón Internacional de Movilidad Segura y Sostenible 2021 que reunirá a los principales actores de la movilidad con el objetivo de hacer más eficientes las cuestiones vinculadas a la movilidad.

A su vez grandes empresas del comercio electrónico como Alibaba o Amazon han acometido inversiones multimillonarias en sus cadenas de suministros destinadas a producir entregas más rápidas y eficientes, automatizando sus flujos en el propio centro logístico, incluida la automatización de la selección y embalaje de los productos, hasta el desarrollo de sus propios robots para la entrega de última milla.

La robótica y la automatización aplicada a la última milla tienen el potencial de revolucionar la forma en que los transportistas manejan los procesos logísticos en la última milla. Los transportistas podrán hacer más con menos, satisfacer mejor a los cada vez más exigentes consumidores y ayudar a las empresas que no tienen la experiencia y los medios de los gigantes del comercio electrónico, como Amazon. En otras palabras, la automatización y la robótica en la última milla pueden nivelar el campo de juego entre las grandes empresas que construyeron grandes redes logísticas y las nuevas que comienzan a adoptar la revolución tecnológica.

Fuentes y + Info: 1, 2, 3, 4, 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s