La micromovilidad es un imán para usuarios e inversores

Articulo original : MICROMOBILITY’S 15,000-MILE CHECKUP

La micromovilidad atrae rápidamente inversiones y usuarios

Desde 2015 se han invertido más de 5.7 mil millones de dólares en nuevas empresas de micromovilidad, con más del 85 por ciento de las inversiones dirigido a China. El mercado ya ha atraído a una sólida base de usuarios y lo ha hecho aproximadamente tres veces más rápido que los servicios de carsharing. En solo unos años, por ejemplo, varias empresas de micro-movilidad han superado una valoración superior a mil millones de dolares.

Dos circunstancias han impulsado esta expansión tan acelerada. Por una parte, la mayoría de los lanzamientos de servicios de micromovilidad compartida tienen lugar en entornos muy propicios. Los habitantes de las grandes ciudades valoran muy positivamente y utilizan soluciones de movilidad compartida, como el carsharing o el ridehailing. Además, la micromovilidad es idónea para pequeños trayectos o en zonas donde no es posible acceder en coche, en muchas situaciones es más rápido que los viajes en automóvil y los usuarios también disfrutan sintiendo el aire fresco mientras viajan a sus destinos evitando atascos. Por otra parte, mediante la micromobilidad las personas se sienten rejuvenecidas, y la experiencia les rememora su primera vez en bicicleta o scooter.

En segundo lugar, la economía de la micromovilidad compartida es en gran medida muy favorable para las empresas de la industria. A las empresas les resulta mucho más fácil implementar un servicio de micromovilidad como bicicletas o patinetes, en comparación con las soluciones de uso compartido de automóviles. Por ejemplo, los costes actuales de la adquisición de un patinete eléctrico son de aproximadamente 400 dólares, en comparación con los miles de dólares necesarios para comprar un automóvil. Por lo tanto, las soluciones actuales para compartir automóviles necesitan varios años para ser económicamente viables, mientras que los patinetes tan solo necesitaría unos cuatro meses.

1.png

Más de una cuarta parte de la población mundial vive en ciudades con más de un millón de habitantes. Y la velocidad del tráfico en muchos de esos centros urbanos es de unos 15 Km/h de media, esto puede ser realmente frustrante y estresante para cualquiera. La micromobilidad ofrece una vía de escape para ese estrés: velocidades promedio más altas, sin tiempo perdido en la búsqueda de estacionamiento, un menor coste de propiedad y los beneficios para la salud al evitar las emisiones de gases contaminantes.

¿Cómo de grandes es el mercado?

Teóricamente, la micromovilidad podría abarcar todos los viajes de los pasajeros dentro de un radio de unos 8 kilómetros, esto representa entre el 50 y el 60 por ciento del total de kilómetros recorridos por los pasajeros de China, la Unión Europea y los Estados Unidos. Por ejemplo, aproximadamente el 60 por ciento de los trayectos en automóvil son inferiores a 8 kilómetros y podrían haberse realizado por algún servicio de micromovilidad, que también podrían cubrir aproximadamente el 20 por ciento de los trayectos realizados en el transporte público, así como todos los viajes realizados en bicicleta privada, ciclomotores, o caminando.

Sin embargo, se estima que la micromovilidad compartida solo acaparará del 8 al 15 por ciento de este mercado. Esto se debe por la poca idoneidad en algunos casos de movilidad, como por ejemplo, el limitado espacio que ofrece para ir de compras, condiciones climáticas, avanzada edad del usuario y menor presencia de servicios de micromovilidad en áreas rurales.

Un mercado muy suculento

Para 2030 se espera que el mercado de la movilidad tenga un potencial de aproximadamente de entre 200 y 300 mil millones de dólares solo en los Estados Unidos, de 100 a 150 mil millones de dólares en Europa, y de 30 a 50 mil millones en China. Las principales diferencias entre regiones provienen de los precios por kilómetro al comparar las empresas de micromovilidad actuales. Por ejemplo, el precio de la UE es aproximadamente la mitad que, en los Estados Unidos, mientras que en China es solo aproximadamente el 20 por ciento del precio de los EE. UU. En el futuro, tales diferencias podrían reducirse a medida que aumenten los precios en algunas regiones, como China.

En el caso del mercado de la micromovilidad compartida en China, la Unión Europea y los Estados Unidos se estima del orden de 300 a 500 mil millones de dólares en 2030. Para poner ese valor en perspectiva, equivale a aproximadamente una cuarta parte del mercado potencial global de la conducción autónoma compartida, que según las previsiones se estima en aproximadamente 1,600 mil millones de dólares para el 2030.

2.png

Para que este potencial mercado se conviertan en realidad, las ciudades deben apoyar la micromovilidad compartida de manera proactiva. Por ejemplo, impulsando aún más el modelo comercial de micromovilidad para resolver los problemas de tráfico y los problemas de congestión. Las acciones pueden incluir la prohibición de los automóviles (pero no los e-scooters) de los distritos más congestionados o contaminados, o la creación de incentivos para el uso de la micromovilidad en viajes cortos al aumentar significativamente los precios de la movilidad compartida basada en automóviles. Las ciudades también podrían instalar centros intermodales para hacer que el intercambio entre la micromovibilidad y el transporte público sea más fluido. Sin embargo, las empresas de micromovilidad deben de andar con cuidado, ya que algunas ciudades están dudando e incluso evitando adoptar estos servicios. Las principales quejas son del mal uso de los patinetes por parte de los usuarios, conducen de forma temeraria poniendo en peligro a los transeúntes, mal estacionamiento de los patinetes, etc.

El fenómeno de la micromovilidad tiene el potencial de dar una vuelta de tuerca más a la industria de la movilidad. Si la irrupción de estos servicios coincide con la perspectiva generada hasta ahora dependerá en gran medida de cómo las ciudades reaccionan y acogen al servicio. Si bien la industria espera que los gobiernos perciban a la micromovilidad favorablemente como un antídoto contra la congestión y la contaminación, y una forma de proporcionar a los consumidores una alternativa agradable al estancamiento, las ciudades podrían verlo negativamente. Por lo tanto, las empresas de micromovilidad probablemente tendrán que tomar roles proactivos en cabildear y dar forma a la industria.

Fuente: www.mckinsey.com

p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s