Tus datos, mi negocio!

Imagine que estas conduciendo hacia su casa después de una larga jornada de trabajo, pensando en qué preparar para cenar, y mientras estas parado en un semáforo salta un anuncio en la consola de automóvil anunciando una oferta en una pizzería de su barrio ofreciéndole un descuento de 5€. ¿Le molestaría este tipo de anuncios o en cambio le parecería bien? La compañía Telenav Inc., desarrolla software publicitario para automóviles, piensa que estos anuncios pueden ser muy útiles, y los fabricantes de automóviles (que buscan una nueva fuente de ingresos) también lo ve con buenos ojos. Personalmente (y como un usuario más) creo que los usuarios verán con buenos ojos estos anuncios si no son muy intrusivos y abusivos, y por supuesto si nos aporta algún tipo de beneficio.

“Los fabricantes de automóviles reconocen que están interesados en hacerse con los datos de los clientes”, dijo Roger Lanctot, que trabaja como asesor de Strategy Analytics, en el desarrollo de estrategias de monetización de datos para los fabricantes de automóviles. “Sus patrones de conducción y su ubicación, tiene un valor monetario tan importantes como el de su actividad de búsqueda en la web”. Según Lanctot, el objetivo final de los fabricantes es construir una base de datos de preferencias del consumidor que pueda agregarse y venderse a proveedores externos con fines de mercadotecnia, al igual que hace Google y Facebook hoy en día.

Tus datos, mi negocio.

Los fabricantes de automóviles enfatizan que el procesamiento de datos permitirá construir una mejor experiencia de conducción, permitiendo a los automóviles predecir problemas en el automóvil, encontrar un estacionamiento o una estación de carga, o alertar a las autoridades de las ciudades sobre intersecciones peligrosas donde hay accidentes frecuentes, o se ocasionan congestiones habitualmente.

La recopilación de datos podría incluso evitar o por lo menos encontrar coches robado (ya hay sistemas de terceros para ello). “Si un ladrón huye con su automóvil, ¿querrías saber dónde fue?” preguntó Jim Hackett a su audiencia durante una conferencia en el pasado CES de las Vegas. “Si alguna compañía le ofrece un descuento el alguna gasolinera, o restaurante a cambio de saber algunos datos sobre usted estoy seguro de que compartiría esos datos, lo hacemos a diario en internet.”

Tus datos, mi negocio.

Probablemente los clientes tendrán la opción de optar a que servicios quieren compartir su datos y que tipo de información quiere compartir (ubicación, hábitos de manejo, horarios, etc). Pero estoy completamente seguro de que surgirán polémicas y escándalos como hemos visto muchas veces en otros sectores donde ciertas empresas “espían” a sus usuarios sin su consentimiento.

Lamentablemente en la mayorías de los casos los conductores no tienen medio de comprobar si su privacidad está siendo vulnerada. Un informe de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de EEUU (pos sus siglas “GAO”) publicado en julio señalo que ninguno de los 13 fabricantes de automóviles presentes en el estudio y que recopilan datos de los vehículos conectados daban facilidades de lecturas en sus condiciones de privacidad y la mayoría tampoco explican que uso les dan a los datos obtenidos.

Tus datos, mi negocio.

Otonomo, una startup israelí, nos señala el camino sobre cómo usar estos datos.

La compañía, que cuenta con el proveedor global de automóviles Aptiv Plc entre sus inversores, es una especie de “broker digital”: recopila y organiza datos para fabricantes de automóviles, hace un filtrado de los datos para cumplir con la regulación de diferentes países y permite a los conductores seleccionar a través de la aplicación móvil qué información quieren para compartir y con qué compañías a cambio de descuentos o recompensas. Otonomo, obtuvo una inversión de 3 millones de dólares de NTT Docomo Ventures, ya está trabajando con 10 fabricantes de automóviles, incluida Daimler AG, y tiene suscritos más de 75 clientes de terceros, según su CEO, Ben Volkow.

Tus datos, mi negocio.

Muchos de los posibles clientes de datos que tiene Otonomo son conocidos dentro del sector de la automoción: compañías de seguros, estaciones de servicio, planificadores urbanos, restaurantes de comida rápida… También estos datos pueden interesar a otros jugadores que hasta hace poco estaban fuera del sector, por ejemplo, a una cadena de tiendas de ropa le puede interesar con que asiduidad vas a un centro comercial en concreto. Es posible que su banco quiera ofrecerle un préstamo si saben que su automóvil se averió. ” Sabemos que es algo muy futurista pero está sucediendo hoy por hoy”, dijo Lisa Joy Rosner, directora de marketing de Otonomo.

Spotify, el ejemplo a seguir

Telenav, es una compañía de Silicon Valley que busca llevar anuncios emergentes a las pantallas de nuestros automóviles, ha estado probando un modelo de “freemium” (similar al de los servicios de transmisión de música) para atraer a los conductores a compartir sus datos.

Supongamos que no puedes (o no quieres) pagar por las funcionalidades extras de sus sistema infoentraitment que le ofrece el fabricante de su vehículo. El fabricante nos las instalará de forma gratuita, siempre y cuando estemos dispuesto a tolerar anuncios emergente de vez en cuando. ¿Te suena de algo esto? Spotify lo hace, te ofrece su servicio de música streaming gratuitamente a cambio de recibir publicidad de forma periódica, si no quieres recibirla debes de pagar una mensualidad para evitarla.

Telenav dice que su investigación muestra una “fuerte aceptación” de este sistema freemium entre los propietarios de vehículos de gama media y baja. “Este es un modelo de negocio que ha sido probado muchas veces en la web y en el móvil con buenos resultados”. Los anuncios emergentes en los automóviles podrían generar un promedio de 30 dólares al año por cada vehículo, que se dividirá entre Telenav y el fabricante de automóviles, según los planes de la empresa.

General Motors abrió la veda

General Motors Co., fue pionera en este tipo de servicios en el automóvil conectado con su sistema OnStar, el pasado diciembre GM envió una actualización de su software a millones de vehículos, presentando un sistema de comercio electrónico que permite a los conductores pedir café o hacer reservas en restaurantes mientras conducen. A más largo plazo, GM podría buscar monetizar la gran cantidad de datos recolecta de estos conductores.

Tus datos, mi negocio.

Si los consumidores quieren aprovechar este tipo de nuevas funciones conectadas, tendrán que renunciar al menos a algo de privacidad, dijo Mike Abelson, vicepresidente de estrategia de GM. También señalo que la compañía actualmente no está vendiendo datos a terceros, aunque no afirmó seguir haciéndolo en el futuro.

¿Y tú, estarías dispuesto a ceder algunos de tus datos y perder privacidad a cambio de obtener algún tipo de beneficio, como por ejemplo descuentos en comercios?

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s