Los servicios ride-hilaing le gana la batalla al car-sharing (de momento)

Un informe sobre la adopción y uso del ride-hailing afirma que los servicios como Uber y Lyft atraen a más pasajeros que el transporte público, el uso de la bicicleta o caminar, además de servir como el mejor complemento de transporte. El estudio firmado por Davis Institute of Transportation Studies es el primer estudio con datos representativos de las principales ciudades de los Estados Unidos sobre el éxito de los servicios ride-hailing y su impacto en la movilidad.

Los servicios de movilidad como Uber y Lyft están redefiniendo claramente la forma en que las personas se mueven por las principales ciudades. Sin embargo, debido al rápido aumento de su popularidad, el ritmo extremadamente lento de la regulación y la falta de datos disponibles sobre cómo, cuándo y por qué las personas usan estos servicios, han hecho que los planificadores urbanos y los investigadores del transporte tengan una capacidad limitada para proporcionar información sobre cómo ride-hailing está cambiando las opciones de viaje y como planificar el futuro. La desventaja es que aquellos que son responsables de tomar decisiones importantes a largo plazo sobre la infraestructura de transporte y las flotas de vehículos (por ejemplo, los fabricantes de automóviles) están actuando esencialmente de forma muy “cegada”, sin datos donde apoyarse.

Los servicios ride-hilaing le gana la batalla al car-sharing (de momento)

Uber y Lyft ganaran más terrenos en las ciudades donde operan, además desembarcaran en otras donde aún no están presente.

En este estudio, basado en datos recopilados en las principales ciudades de América, encontramos que una gran parte de los usuarios están sustituyendo el transporte público, el uso de la bicicleta y los viajes a pie por el uso de servicios como el ride-hailing (Fig. 1). Es muy probable que estos modelos de transporte que están siendo sustituidos por el ride-hailing, incrementen estos servicios de forma muy notable en las calles de las principales áreas metropolitanas. Existe una gran necesidad de investigar como impactara en las ciudades esta tendencia, pero todo parece indicar que es muy probable que a medida que aumente su popularidad se reduzca la congestión del tráfico.

El estudio (y los mismos proveedores de ride-hailing) sugieren que el ride-hailing puede ser un buen complemento al transporte público convencional. Sin embargo, este estudio revela que aunque una parte de la población tienden a aumentar el uso del transporte público, el efecto neto en toda la población es una reducción general en el uso del transporte público y una tendencia hacia el uso de vehículos de menor ocupación (es decir, más automóviles )

Los servicios ride-hilaing le gana la batalla al car-sharing (de momento)

Las implicaciones más amplias de este cambio en la movilidad son fundamentales. Las ciudades están lidiando con cómo planificar la posible introducción de vehículos autónomos, que muchos creen que se implementarán a través de servicios compartidos, sin mencionar los impactos cada vez mayores del sector del transporte en el uso de energía y las emisiones. Desde 2016, el transporte superó al sector eléctrico como el mayor contribuyente al problema climático de los EE. UU.

Muchos creen que compartir vehículos puede ayudar a abordar nuestros crecientes problemas de transporte, sin embargo, esta investigación muestra que compartir vehículos no es suficiente. Es probable que necesitemos fomentar patrones de movilidad que puedan minimizar los kilómetros recorridos por los vehículos a través de vecindarios peatonales y aptos para bicicletas, seguir invirtiendo en transporte público y fomentar el compartir trayectos en vehículos compartidos a través de precios bajos o incentivos.

Los servicios ride-hilaing le gana la batalla al car-sharing (de momento)

Evolución de los servicios de movilidad compartida

Gran parte de la investigación sobre los impactos de los servicios de movilidad compartida estudia lo que denominamos carsharing 1.0, es decir, modelos tempranos de carsharing en los que los vehículos eran recogidos y devueltos a la misma ubicación, generalmente a través de alquileres por hora (Fig. 2). Un punto clave de este informe reciente es que no todos los servicios compartidos se pueden ver de la misma manera.

Las tasas de adopción del “ride-hailing” superan con creces las tasas de adopción de modelos anteriores de carsharing. Los modelos comerciales más antiguos de carsharing han atraído a solo 2 millones de personas en América del Norte y cerca de 5 millones en todo el mundo, en aproximadamente 15 años. Por el contrario, se estima que la adopción de estos último modelo de “movilidad compartida” (uber, lyft,etc) han crecido a más de 250 millones de usuarios en todo el mundo en sus primeros cinco años de existencia.

El ride-hailing ha capturado una franja de la población mucho más amplia. Curiosamente, pero tal vez no sea sorprendente, encontramos que más de la mitad de los usuarios del car-sharing abandonaron su membresía, y el 23% menciona el uso de servicios como Uber y Lyft como el principal motivo por el que ya no usan el carsharing. Es decir, se está imponiendo el ride-hailing al car-sharing.

Los servicios ride-hilaing le gana la batalla al car-sharing (de momento)

Menor propiedad del vehículo y menor membresía de carsharing

El estudio revela una serie de tendencias sobre las preferencias de los usuarios a la hora de moverse por las ciudades, la frecuencia de uso de los servicios de movilidad y algunas opiniones sobre la propiedad del vehículo.

Las tendencias más destacables son:

  • Casi una cuarta parte (24%) de los que adoptan este tipo de servicios en las áreas metropolitanas usan el servicio a diario o semanalmente.
  • Los problemas de estacionamiento representa la principal razón por la cual los usuarios prefieren usar los servicios ride-hailing antes que sus propios vehículos (37%).
  • Los estadounidenses de alto poder adquisitivo y con educación universitaria usan estos servicios el doble que las poblaciones con menos nivel de educación e ingresos.
  • Entre los usuarios de servicios de automóviles compartidos, el 65% lo han utilizado en viajes en grupo. Más de la mitad de ellos han abandonado su membresía, y el 23% menciona el uso de los servicios ride-hailing como la razón principal por la que han dejado de usar los servicios de car-sharing.
  • Aquellos que han reducido el número de vehículos en posesión  y la cantidad de kilómetros que conducen personalmente han sustituido esos viajes con un mayor uso del ride-hailing.
  • Después de usar el “ride-hailing”, un 6% disminuye el uso de otros transportes en beneficio del ride-hailing entre los estadounidenses de las principales ciudades.
  • Entre el 49% y el 61% de los viajes realizados en ride-hailing no se habrían realizado ni a pie, ni en bicicleta.
  • El uso de los servicios de ride-hailing seguirán creciendo en las ciudades representadas en este estudio, a la misma vez que se abandonan los vehículos en propiedad.

El informe completo se puede descargar a través del sitio web de ITS.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s