De la era del automóvil, a la era de la movilidad.

Dada la situación actual que estamos viviendo en cuanto a movilidad se refiere, no debería de sorprendernos que uno de los elementos más básico y cotidianos de nuestras vida parezca estar abocado a su extinción, por lo menos en la forma tal y como la hemos conocido hasta estos días. Si miras por la ventana sabrás a que me refiero, ese cubículo de metal con cuatros ruedas, que bien puede estar equipado con todas las innovaciones tecnológicas imaginables, pero que muestras signos inequívocos de obsolescencia. 

Dicho de otra manera: después de un siglo en el que el automóvil se ha ubicado como el eje central de la civilización industrial, la era del automóvil, de la propiedad masiva de vehículos y la idea de que la vida está incompleta si no se tiene un automóvil en propiedad, parece estar llegando a su fin. Programas como Top Gear quedaran en nuestros recuerdos y los chistes sobre Ferraris quedaran en la memoria de los más viejos.

De la era del automóvil a la era de la movilidad.

La venta de automóviles de gasolina y diésel estarán prohibida en Reino Unido a partir de 2040. Oxford anunció que se convertirá en la primera ciudad británica en prohibir todos los vehículos de gasolina y diésel por sus calles más céntricas para 2020, extendiéndose a todo el centro urbano 1 años después. París prohibirá todos los automóviles que no sean eléctricos para el año 2030. En la ciudad francesa de Lyon, el número de automóviles han caído en un 20% desde 2005, y las autoridades prevén otra caída de la misma magnitud.

El pasado mes, destacando la llegada cada vez más probable de los vehículos sin conductor, General Motors anunció que pronto comenzará a probar automóviles autónomos en las desafiantes calles de Nueva York, aparentemente el último escollo de la compañía para construir una flota de taxis autónomos. A principios de este año, analistas del Bank of América afirmaron que Estados Unidos podría haber alcanzado el “pico del automóvil”, reconociendo que “el transporte es costoso e ineficiente, lo que hace que el sector esté listo para la interrupción”. Su previsión se centró en los servicios para compartir trayectos, las aplicaciones para compartir el coche y el uso colectivo de bicicletas, algo que ya está en nuestras calles y no parece una previsión de futuro, sino una realidad.

De la era del automóvil a la era de la movilidad.

 Aunque las ciudades de los países más prósperos económicamente y avanzados socialmente son más propensas a compartir el automóvil y el uso de bicicletas, la propiedad de los automóviles en la India y en China está aumentando vertiginosamente. Pero las tendencias sociales profundas apuntan en otra dirección. En 1994, el 48% de las personas de entre 17 y 20 años y el 75% de las personas de entre 21 y 29 años tenían permiso de conducir según una encuesta en Reino unido, en 2016 estas cifras habían caído respectivamente al 31% y al 66%. Parte de esto, por supuesto, se debe a las precarias e inseguras estabilidades económicas de la generación de los millennials, y los elevados costes de tener en propiedad un automóvil. Pero también tiene algo de culpa el cambio tecnológico que estamos sufriendo, dentro de este contexto, ya no nos desplazamos como antes para realizar compras, ahora los hacemos a golpe de “clic” desde nuestras casas, las compras online también está sufriendo un crecimiento espectacular en los últimos años, en parte a esto la necesidad de conducir a un supermercado o a un centro comercial se reduce a nada. En el otro extremo, el envejecimiento demográfico también tendrá un importante impacto en el uso del vehículo propio; son los usuarios de mediana- avanzada edad los que más acostumbrado están al vehículo como propiedad y a el uso de este.

Los grandes cambios sociales se están apoderando de nosotros, afirmaciones como la de Margaret Thatcher de que “un hombre que con 26 años aun coge el autobús puede considerarse a sí mismo como un fracasado” carecen completamente de sentido, es más, se intenta fomentar el transporte urbano más que nunca. La creciente preocupación global debido a los elevados niveles de contaminación confirman los terribles impactos ambientales de la industria automotriz.

De la era del automóvil a la era de la movilidad.

Un ejemplo de irruptores en la movilidad que dan pinceladas de lo que nos depara el futuro son Uber y Lyft (y otros similares), oscurecido por una gran nube de arrogancia que están generando muchos problemas legales y por tanto perjudicando y entorpeciendo su implementación. En una ciudad como New York la propiedad del automóvil tiene un costo promedio de $3 por milla, mientras que el costo por milla de Uber se sitúa en $1,5, y en el futuro, cuando los vehículos se desplacen sin conductor esta cifras se distanciaran mucho más.

 De la era del automóvil a la era de la movilidad.

En el centro de todo se encuentran una perspectivas asombrosamente emancipadoras: la movilidad ya no depende de un gran desembolso económico, todo el mundo independientemente de su edad o discapacidad pueden acceder al mismo medio de transporte. Con la voluntad política necesaria, la disminución del número de automóviles traerá oportunidades para rediseñar radicalmente las áreas urbanas y hacerlas más eficientes. Los beneficios ambientales serán más que evidentes. Con un poco de suerte, el término de “transporte público” adquirirá una nueva y renovada “vitalidad”.

“Los restos de lo viejo deben ser decentemente desechados; el camino de lo nuevo decentemente preparado “, dijo Henry Ford, una curiosa ironía del visionario que revoluciono la industria del automóvil, y cuya frase bien nos invita a enviar nuestros automóviles al desguace a una mejor vida.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s