Descubriendo el Carsharing (IV): Un futuro prometedor

Puedes leer los anteriores post de nuestra serie temática -Descubriendo el Carsharing- aquí:

Descubriendo el Carsharing (I): Introducción

Descubriendo el Carsharing (II): Arquitectura tecnológica

Descubriendo el Carsharing (III): Una apuesta segura

Con este último post damos por concluida nuestra primera serie temática , en esta ocasión dedicada al carsharing, para despedirla daremos una visión general del futuro del carsharing basándonos en varios informes de diferentes consultorías, ¿cual es su tendencia de usos en los próximos años? ¿Esta su uso en incremento? ¿Es una moda pasajera?

Descubriendo el Carsharing (IV): Un futuro prometedor

El carsharing ha tomado fuerza en las grandes áreas urbanas en estos últimos años, tanto en países desarrollados como en países menos desarrollados. Aunque el mercado más grande es el Asiático (incluyendo Australia, China, Hong Kong, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Corea del Sur y Taiwán), con 2.3 millones de usuarios y 33.000 vehículos, Europa (incluyendo Turquía y Rusia) tiene el mayor volumen de servicios per cápita, con 2,1 millones de usuarios y 31.000 vehículos.

Captura.PNG

El negocio de compartir el automóvil ha crecido (y aun lo hace) rápidamente en áreas que con claros umbrales sociales, económicos y demográficos. En Alemania, por ejemplo, están en funcionamiento mas de 140 servicios diferentes, que ha pasado de unos 1.000 vehículos en 2001 a más de 15.400 en 2016, es decir, alrededor del 50% de la flota europea total.  Los clientes han pasado de un pequeño grupo de usuarios a primeros de 2001 a más de 1 millón, con un fuerte aumento desde el año 2011 en adelante. El carsharing basado en flotas de coche está disponible en 490 ciudades alemanas sirviendo a una población de 36 millones de usuarios potenciales, siendo este país el referente europeo en temas de carsharing.

Un crecimiento continuo

 La consultora Frost & Sullivan pronostica que la membresía a los servicios de carsharing crecerá de forma exponencial hasta llegar a alrededor de 26 millones en 2020. También apunta  a que más del 40 por ciento de los miembros de Zipcar, uno de los servicios  carsharing más grandes del mundo, han renunciado a la propiedad de sus vehículos personales. En el estudio realizado por el equipo de Frost & Sullivan, resaltan que por cada coche que entra en un servicio de coches compartidos, de siete a nueve coches de propiedad privada han sido retirados de las calles. Si hoy en día el número de automóviles en una flota cualquiera es de alrededor de 90.000 vehículos, no tendrá un gran impacto, pero si el tamaño de la flotilla crece a más de 1 millón de automóviles (cifra que espera alcanzar Zipcar  para 2025), esto tendrá un importante impacto en las carreteras y puede ayudar a reducir la congestión en las grandes ciudades, donde hay un serio problema de movilidad.

Los fabricantes de automóviles se están preparando para la inevitable amenaza que ses le presenta, transformándose en proveedores de servicios que ofrecen soluciones integradas de movilidad. Las principales compañías de automóviles como BMW y Mercedes están presentando soluciones integradas de movilidad a la carta. Daimler a través de su subsidiaria car2go espera  aumentar su membresía a 1 millón de miembros en los próximos años. Incluso Mercedes a través de car2go, a apuntando a 1.000 millones de euros en ventas para 2020 solo con sus servicios de carsharing, a priori una cifra bastante optimista.

Captura3.PNG

Según Berg Insight, el número de usuarios ha crecido de 4,8 millones en todo el mundo a finales de 2014 (100.000 automóviles operados) a  6,5 millones (con 123.000 coches) en 2016. Se espera que crezca en un compuesto anual (CAGR) de 32.0 por ciento hasta 2020 cuando la flota total del carsharing alcanzará entonces unos 500.000 coches.

Los vehículos de carsharing son utilizados por más personas que los privados.

Lo que ha implicado una reducción de coches en ciudades donde el sistema está más asentado. En Europa cada vehículo de carsharing viene a sustituir entre 4 y 10 coches particulares (ratio que en EEUU puede llegar a ser de 1:13), según el informe Carsharing: Evolution, Challenges and Opportunities publicado por el Imperial College of London.

“Nuestros usuarios hacen un uso más responsable y racional del coche, ya que al percibir el coste del trayecto de forma inmediata, lo utilizan exclusivamente cuando es necesario. La mayor parte de sus viajes los realizan en transporte público, taxi, bicicleta o a pie”, asegura Jorge González-Iglesias, consejero delegado de la española Blue Move.

Según el citado estudio, la cantidad de gases contaminantes emitidos a la atmósfera proveniente del tráfico pueden reducirse hasta un 54%. “Esta reducción se explica por tres factores: la disminución del número de coches, la reducción del número de kilómetros recorridos en coche y la mayor eficiencia de los coches de carsharing que no suelen superar el año de antigüedad”, señala González-Iglesias.

El carsharing suele comenzar su expansión en el centro. En Madrid ya hay cerca de 100 parkings por todo el centro de la ciudad y, a medida que aumentan los usuarios, se establecen nuevos aparcamientos en zonas más lejanas al centro. Esto contribuye a su mayor difusión en detrimento del coche privado, dado que la distancia óptima entre el parking y el usuario no ha de superar los 500 metros para que resulte cómodo, según Intelligent Energy Europe, organismo de la Comisión Europea que se encarga de los temas energéticos en la UE.

“En Europa entre el 16 y el 34% de los usuarios de carsharing han vendido su coche. Y el 25% de los usuarios de EEUU han evitado una nueva compra. En 2020 calculamos que más de 14 millones de personas complementen el transporte público con el carsharing en la Unión Europea”, añade el CEO de Blue Move.

Captura

Este ahorro en la compra de vehículos se traduce también en liberación del espacio público. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, cada coche eliminado libera una superficie de 15 metros cuadrados que quedan disponibles para otros fines como carriles bici o zonas verdes.

Si Madrid implementa este servicio de forma definitiva tal y como parece, se augura, además, de una mejora importante de movilidad una reducción de la contaminación, se espera que para 2020 el carsharing haya reducido 11.400 toneladas de contaminación proveniente de los coches, algo realmente positivo teniendo en cuenta los recientes problemas de polución de la cuidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s