Coches conectados y hackers, la nueva batalla.

EL “Internet de las Cosas” (IoT) ha creado un mercado totalmente nuevo en la industria del automóvil con servicios conectados que están impulsando el crecimiento de nuevas fuentes de ingresos y la transformación de la industria. Y esa trayectoria se espera que continúe, creciendo de $ 13.6 a a $ 42 mil millones en 2022.

Los vehículos contienen información personal crítica, como contactos personales, datos de registro y seguros, información financiera, la dirección de la casa del propietario e incluso si está o no dentro de ella, una información bastante útil para cualquier ladrón. Los vehículos se han convertido en una extensión de uno mismo y la tecnología asociada con ellos ofrece beneficios sustanciales.

Con el surgimiento de esta tecnología la naturaleza del robo de vehículos ha cambiado. LoJack, un proveedor de tracking para vehículos y soluciones avanzadas en gestión de flotas, muestra cómo estos “ladrones tecnológicos” pueden aprovecharse de la tecnología de los vehículos.

Clonación de automóviles: es una forma avanzada de robo de vehículos, donde ladrones expertos crean e instalan un número de identificación de vehículo falso (VIN) para un vehículo robado, lo que le permite pasar desapercibido a simple vista. Este método se utiliza principalmente para tomar vehículos de lujo de gama alta y venderlos en el extranjero. Los hackers pueden usar los VINs robados para alterar o crear falsos documentos nuevos y ocultar la verdadera identidad del coche robado.

“Pay ransom” para vehículos: Un método bastante usual de cibercrimen en ordenadores domésticos, se basa en el uso de malware (ransomware) para cifrar datos digitales y obligar a la víctima a pagar al criminal un rescate para restaurar la información cifrada. Con la aparición del coche conectado y los vehículos que se utilizan como puntos de acceso WiFi, el “ransomware” para vehículos es el próximo paso presumiblemente para los hackers, explotando esta nueva vía para cometer este “secuestro” digital. Por ejemplo, en un futuro próximo, podrían entrar fácilmente en el vehículo, desactivar el motor y los frenos, pedir un rescate en bitcoin (donde el destinatario es imposible de localizar) para volver a activarlos.

Piratería remota El año pasado un vídeo en el que unos hackers mostraban como accedían a un Jeep Cherokee de forma remota acaparó varios titulares, destacando que los ladrones de automóviles conectados ven las redes inalámbricas como el eslabón más débil en los vehículos de alta tecnología que están conectados a una red de telecomunicaciones. Como resultado, los vehículos modernos son vulnerables a un ataque de ciberseguridad, o peor aún, a una toma de control del automóvil completa.

Datos que conducen al robo de identidad: hoy día y cada vez mas, los autos conectados llevan más información y datos personales que nunca, haciendo del robo de identidad una amenaza cada vez más seria. Los ladrones tienen el punto de mira a su vehículo, pero también en los datos dentro de él, como los detalles de las tarjetas de crédito, información de ubicación, números de seguridad social e identificaciones personales, carnet de conducir, etc. Una vez que se obtiene esta información, es posible que un hacker acceda a cualquiera de sus cuentas.

fuente: haz clic aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s