La primera piedra para el coche conectado se puso hace ya 20 años

El tiempo pasa volando y parece que fue ayer cuando llegaron a los coches los primeros sistemas telemáticos para poder ofrecer servicios basados en la comunicación y movilidad, dos necesidades humanas básicas que se tomaron como base para que en 1996 se instalaran los primeros módulos telemáticos en un coche de producción usando tecnología de la división de automóviles de Motorola, posteriormente adquirida por Continental.

Los primeros sistemas telemáticos en los coches no eran más que simples accesorios que solo podían ofrecer soluciones básicas como la telefonía móvil integrada en un coche. Ahora mismo son el pilar clave de la movilidad autónoma y de los coches conectados que comparten información entre otros vehículos y las infraestructuras de las ciudades.

Los coches conectados exigen estar 100% online.

¿Cómo asegurarse esta disponibilidad? Tener un acceso rápido a los datos externos en cualquier momento se convierte en el mayor reto a solucionar en los próximos años y para ello se necesita un rápido crecimiento en la cobertura 4G en todos los sitios así como solventar los problemas de comunicación dentro de zonas sin cobertura de alta velocidad como en los túneles dentro de las montañas.

Es normal pensar solo en comunicación entre coches y ciudades pero pensemos en la conexión con el fabricante para recibir actualizaciones del software, en un futuro habría que actualizar millones de vehículos de forma simultánea en diferentes partes del mundo, todo un reto. O la conectividad con organismos oficiales que se encargan de controlar el tráfico, estaríamos hablando de millones de peticiones en segundos para poder informar correctamente al coche.

El resto de retos que tiene que superar un coche conectado están relacionados con la velocidad en la comunicación puesto que si queremos que el coche tome decisiones en menos tiempo que un ser humano, la tecnología de comunicaciones debe ser mucho más rápido que el 4G por un simple motivo: la posible saturación de la línea conforme se incremente el número de actores que use esta tecnología.

La tecnología 4G es posible que se quede corta y por ello todos los fabricantes se deberían estar preparando para que sus dispositivos fueran compatibles con 5G, y hay una fecha en el aire: 2022. Un cambio muy importante para el sector que se enfrenta en 5 años al mayor cambio que vivirá en su historia: coches conectados y coches autónomos.

Y hay que pensar que el desarrollo de estos sistemas telemáticos tiene que superar una serie de requisitos: soportar una amplia gama de temperaturas de servicio así como una incontable cantidad de vibraciones así como humedad o superficies irregulares.

Los controladores telemáticos instalados en los coches controlan actualmente funciones tan diversas como el módulo Bluetooth, la conexión WiFi compartida o los sistemas de eCall para la llamada de emergencia en caso de accidente, en pocos años el número de acciones se multiplicará. Más de 250 millones de coches conectados circularán por las carreteras en 2020 según algunos analistas de tecnología, una progresión brutal en solo 4 años teniendo en cuenta que ahora mismo circulan unos 30 millones de coches con un sistema telemático.

Fuente: http://www.hipertextual.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s