El coche conectado está por enfrentar su mayor prueba: el tráfico de Nueva York

el

1366_20002.jpg

Mucho se ha hablado del Internet de las Cosas, una de sus principales promesas, es traer la posibilidad de que varios dispositivos se puedan comunicar entre sí de una forma sencilla, lo que daría pie a que lleguen los dispositivos conectados, que intercambiarán información de utilidad para cada una de sus tareas, con una intervención mínima o nula del ser humano.

Uno de los dispositivos que más está aprovechando esta tecnología, con varios desarrollos actualmente, son los coches, que a través de tecnología V2V (vehículo a vehículo) y V2I (vehículo a infraestructura), se vislumbra uno de los cambios más grandes en este campo en un futuro. Pues hoy en los Estados Unidos han decidido dar un importante paso dentro de esta tecnología, al aprobar un presupuesto para que Wyoming, Florida y Nueva York implementen esta tecnología durante 2016.

Estados Unidos presenta su iniciativa “Smart Cities”

Hoy a través de un comunicado de la Casa Blanca, es como se ha dado a conocer el primer proyecto que busca impulsar la tecnología para el servicio de las ciudades. Llamada simplemente “Smart Cities Initiative”, se trata de un primer paso para que las ciudades del país con problemas específicos, inviertan en tecnología que ayude a resolver todo esto.

La iniciativa contempla un presupuesto de 160 millones de dólares, que se repartirán en 25 tecnologías que abarcan desde cámaras, sistemas infrarrojos, dispositivos para medir la polución, así como nuevos servicios gratuitos en las ciudades. Pero uno de los más importantes, es el que se enfocará por primera vez en el desarrollo de los coches conectados, con el que buscan disminuir accidentes y tráfico.

De este presupuesto, 42 millones están destinados para arrancar las primeras pruebas piloto de coches conectados en Wyoming, Florida y Nueva York, donde la parte más atractiva será conocer los resultados en una ciudad tan conflictiva como Nueva York.

Esto se ha estado probando desde el año pasado en la pequeña ciudad de Ann Arbor, Michigan, pero por primera vez llegará a ciudades con graves problemas de tráfico. Para el caso de Nueva York, el Departamento de Transporte equipará 10.000 vehículos con esta tecnología, así como semáforos y señalamientos en Manhattan y Brooklyn que permitirán el intercambio de información con los coches.

Esta tecnología se basa en el uso de sensores, que intercambiarán información por frecuencias privadas de WiFi, esto con la idea de agilizar el tráfico y dar aviso en caso de algún accidente. Por ejemplo, si un coche permanece más del tiempo promedio en una calle, enviará un señal al semáforo con la indicación de que hay atasco, para que dependiendo de la situación de la otra calle, el semáforo dé prioridad.

Otro caso muy particular en Nueva York, es el de los túneles, en caso de presentarse un accidente, se enviará una señal para que los señalamientos indiquen que queda prohibido el paso, y así no tener atascos dentro.

Par el caso de Florida, se contará con la ayuda de los smartphones, quienes enviarán información de los peatones, mientras que en Wyoming se dará seguimiento a los camiones pesados en una de las autopistas más conflictivas de la ciudad.

Esto es apenas un primer acercamiento para el desarrollo de los coches conectados, donde el Departamento de Transporte se ha mostrado muy optimista, a grado de asegurar que en 2016 veremos las primeras aplicaciones comerciales de esta tecnología, algo curioso cuando aún no se tienen leyes ni reglamentación para todo esto.

Fuente: Haz clic aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s