La importancia de la conectivida a la nube en el coche conectado.

De acuerdo con IBM habrá 250 millones de vehículos conectados en el mercado en 2020 y que estarán conectado y totalmente integrados de diversos sensores. El gigante de la tecnología añade que cada uno de estos vehículos producirían hasta 350 MB de datos por segundo, en 2016, un tercio de los datos de los consumidores se almacenan en la nube, mientras que en el vehículo el software se actualizará de forma inalámbrica a través de la conectividad en la nube.

 Gavin Kenny, socio asociado de Reino Unido e Irlanda en IBM, cree que los coches conectados no están impulsando la adopción de la nube. Sin embargo, en su opinión, están facilitando que: “El punto es que las tecnologías que permiten a los vehículos para comunicarse han existido desde hace un tiempo, y la revolución de grandes volúmenes de datos ha alcanzado un punto de inflexión para permitir que los datos sean producidos en masa.

Añade que el volumen de datos que producirán los vehículos conectados están más allá de la capacidad de la mayoría de los fabricantes de automóviles. Eso es simplemente porque la tecnología de la nube no es su actividad principal. La nube, sin embargo, les permitirá ampliar sus negocios a medida que aumenta la absorción de vehículos conectados. Sin embargo, Claes Herlitz, jefe de la automoción en Ericsson, argumenta que los coches conectados están impulsando la adopción de la nube, porque es un “juego de escala y a medida que más coches se conectan el procesamiento de datos y servicios relacionados deben ser proporcionada a través de la nube.”

La nube es clave

Mark Thomas, director del vehículo conectado Jasper y Scott Frank, vicepresidente de marketing de Airbiquity comparten la misma visión que Herlitz. Frank sostiene que la nube tiene que ser el punto central para los dispositivos conectados. La nube permite a los proveedores de servicios de coches conectados (como Jasper y Airbiquity) ejecutar y administrar sus servicios basados en la nube, registrar datos y realizar análisis para que el contenido y el servicio ofrecido sean más oportunos y relevante para los usuarios individuales, según Frank.

Thomas añade que hay dos “lineas” que trabajan en conjunto para impulsar la adopción de la nube: ” Por un lado están las regulaciones eCall que la Unión Europea esta implementado obligatoriamente en los nuevos vehículos, lo que permite que los coches pidan ayuda cuando detectan que ha habido un accidente”, explica que las tecnologías de eCall actuarán como un trampolín para otros servicios en la nube. La segunda linea está derivada de la conectividad impulsada por los clientes, que desean pantalla de sus coches que sirvan de extensión para las pantallas de sus teléfonos inteligentes. Sin embargo, desde la perspectiva de los fabricantes es más fácil para los fabricantes de automóviles  utilizar los teléfonos inteligentes para las conexiones a los servicios de consumo que construir su  propio ecosistema de conectividad a Internet. De aquí derivan las diferentes alianzas entre constructores de automóviles y y empresas de telecomunicaciones u otros servicios relacionados con Internet.

Es necesaria una nube privada.

 Herlitz  cree que “el creciente número de servicios y coches conectado a la nube exige impulsar el desarrollo de una infraestructura global para la nube, que tendrá que ser una infraestructura privada para proteger los datos y que tenga el respaldo de los fabricantes de automóviles y la regulaciones nacionales“. Esto, por lo tanto, significa que no será admisible enviar datos desde China a los EE.UU., por ejemplo,  por lo que la regulación de cada país es uno de los retos que se está haciendo más difícil de incorporar una infraestructura de nube pública abierta y global.

La nube sera vital para el coche autónomo.

Otro motivo para la adopción de la nube en este mercado está siendo motivado por la creciente gama de sensores que se conectan al automóvil. Los coches sin conductor dependerá de análisis de grandes volúmenes de datos proveniente de estos sensores y este análisis tiene que ocurrir en la nube. “Creo que se trata de un tema que va a ser muy importante, sobre todo en la seguridad activa y en la conducción autónoma, ya que el uso de grandes volúmenes de datos, análisis en tiempo real para comprender los patrones de tráfico, por ejemplo – y el aprendizaje automático y la inteligencia artificial será de vital importancia a muy corto plazo “, afirma Herlitz.

“Los Vehículos autónomos no podrán operar sin conectividad a la nube porque esa es la única manera que los vehículos pueden obtener suficiente información para conducir con seguridad y precisión”, explica. Se prevé que los vehículos autónomos no estarán generalizados en la sociedad hasta 2035. Entonces (piensa el) que será cuando el coche autónomo sera capaz de desplazarse de forma segura.

Un futuro brillante

Mientras tanto, Frank también predice que el número de producción de vehículos conectados  y con servicios basados en la nube sera de un 75% en 2020. Llega a la conclusión de que esta cifra representa un “crecimiento de mercado sorprendente, teniendo en cuenta que en 2015 era sólo el 13%.” Por lo tanto se podría argumentar que los coches conectados están impulsando la adopción de la nube y que esto podría abrir un nuevo camino para el desarrollo de nuevas tecnologías

Fuente: Haz clic aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s